martes 11 de mayo de 2010 - 10:00 AM

Temas Urbanos

NO A LA GUERRA.- Preocupan voces solicitando a los candidatos presidenciales y vicepresidenciales no entrar en temas 'negativos', lo cual reduce las campañas electorales a campeonatos de señoreo; dejan de ser confrontación de análisis causales, consecuencias y tratamientos de los grandes problemas nacionales: la violencia, la cuestión agraria, el modelo económico, los contenidos en la educación, las ciudades desbordadas, la soberanía, la creciente distancia entre clases sociales, para solo citar algunos.

Por eso los 'foros' con los candidatos no pasan de ser ejercicios escolares donde, definido el cuestionario sobre lo que se puede y no se puede preguntar para no molestar a nadie, se termina tomando la lección a los alumnos. Seguramente, también por eso las intervenciones de Petro, saliéndose del esquema señorero, son las más claras y contundentes. Un tema soslayado, supuestamente para no hacer patinar al candidato oficial, es la guerra interna y con los vecinos como país punta de lanza. Este es un gobierno guerrerista que llegó a cifras presupuestales y 'ayudas' internacionales, así como a grados de militarización de la vida civil nunca vistos; para atacar problemas sociales se hizo proverbial que, del ama de casa al Presidente, la solución es aumentar el pie de fuerza, acudir a la fuerza bruta, a la violencia estatal. En Finlandia, sin embargo, cuando pregunté por qué no veía fuerza pública en las calles, corriente en cualquier parte de Colombia, me contestaron que allá estaban educados para saber cómo comportarse frente a los derechos de los demás; para eso gastan el 6% del PIB en educación, entendida no solo como preparación para oficios y convencidos de ser un pueblo que educado sabe escoger gobernantes y diferenciar un discurso serio de una prédica de guerra.

Que es la que mantiene y desea continuar este gobierno pendenciero; hasta programas difamatorios hacia contradictores internos y externos del Presidente y su gobierno, olímpicamente disfrazados de traidores a la patria y terroristas internacionales. La guerra nunca es defendible, tampoco en Bucaramanga ubicada geopolíticamente para ser de las más afectadas en un indeseable conflicto con Venezuela; ya está muy maltratada en su economía por la intolerancia entre modelos de Estado, a la manera de la Guerra Fría, por malquerencias entre gobernantes y por haber arrendado el territorio nacional para torear vecinos; llevaron a la ciudad a la destrucción de la poca industria semiartesanal que tenía. Porque lo de la pobreza que aquí bajó al 18% (DANE) es otro chiste que ya ni siquiera produce risa.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad