martes 29 de septiembre de 2009 - 10:00 AM

Temas Urbanos

Noticia y opinión.- Promueven en la TV española una frase dirigida al papel ético de los medios de comunicación: un hecho puede producir multitud de opiniones pero lo que se espera es que cuenten la noticia, dice el mensaje palabras más palabras menos, refiriéndose a la manipulación informativa en noticieros sean radiales, televisivos o impresos; que puede hacerse ocultando, sesgando o sea torciendo, segando o reemplazando datos por juicios u opinión del presentador de la noticia, de la cadena o del patrono.

Parece hecho para Colombia. Y no se trata de negar la opinión libre y crítica siempre bienvenida; pero en la lógica de Perogrullo una cosa es una cosa…Mientras la noticia es el hecho tal cual, y es primero, su juzgamiento es mi o nuestra posición moral –política, religiosa, estética- frente al acontecimiento. Ejemplos sobre todo radiales, muchos; caso reciente y sonado el Concierto por la Paz en la Habana, que el nacionalismo provinciano convirtió en el 'concierto de Juanes'. A nuestros reporteros y locutores poco les faltó para decir que se veían allí las protestas contra Fidel, el modelo social cubano, los terroristas, la opresión y el hambre de los isleños, vigas que no les dejan ver cómo estamos en Colombia. Fue la opinión antepuesta a la noticia, sesgada por posiciones políticas personales, respetable pero sustitutiva del hecho que veían y no creían, apoyados en frases descontextualizadas de algunos artistas. Confundieron la manifestación musical y desde luego política contra todas las guerras incluída la colombiana, con otra marcha oficial uribista por la seguridad democrática; diferentes fueron las opiniones también respetables, pero opiniones, en la TV española y aún de CNN, que la vieron como apertura, rechazo al bloqueo y a todas las violencias, sin el apasionamiento ultraderechista de la 'gusanera' de Miami.

Tal vez eso fue lo que con valentía buscó la periodista, ella sí periodista y no es lisonja, Silvia Galvis, así jamás hubiese aceptado que la tomasen de ejemplo edificante: que la noticia investigada -y no pareceres emotivos o conveniencias personales u oficiales-, constituyera el rigor basal del análisis periodístico, la opinión soportada en los hechos. Ella que trabajó por la provincia sin provincianismos y con capacidad para señalar a su propia clase social, como Fellini, de cultivadora inveterada de la ignorancia voluntaria, ya no estará, lamentablemente, para recordarle al monarca que el 'estado de opinión', medido en respuestas inducidas con mercados, no puede estar por encima de la realidad social ni del Estado de Derecho.


Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad