martes 02 de marzo de 2010 - 10:00 AM

Temas Urbanos

PISCINAS.- En pueblos crédulos acudir al fetichismo es un recurso cultural para encontrar soluciones, cuando la organización social, en cabeza del Estado, no muestra eficiencia racional ni seriedad. Su práctica crea iconos de yeso o paja, totems o exvotos, rituales e ídolos de carne y hueso; se les otorgan atributos providenciales mágicos que van más allá de lo que realmente son, que justifican dejar en ellos el destino.

Cercanas expresiones colectivas de fetichismo son la confianza depositada en el presidente Uribe, enviado por Dios para salvarnos de la hecatombe; y la creencia neoliberal de que el mercado tiene el poder intrínseco de regular todas las relaciones sociales, incluídas las económicas y las políticas. Pero junto a las prácticas mágico-religiosas pre y poscolombinas, se ha utilizado históricamente la Ley como talismán que solucionará sin más el problema, al punto de que prevalidos de su incuestionable eficacia, no se hace seguimiento que mida su efectividad social. Es lo que la sociología jurídica llama fetichismo jurídico o santanderismo. Un caso, entre miles, parece suficiente.

Fue necesario que un niño de clase alta se ahogara en piscina de hotel de alta clase para que el gobierno decidiera, de una vez por todas, que legislando no habrá más ahogados en las albercas, como las llaman en México. De la buena intención se pasó a la minucia reguladora con posibilidad de que, para cumplir con tal borbollón de normas sobre el asunto, las piscinas existentes tengan que llenarse de tierra habilitadas como canchas de futbolito o materas enchapadas con cerámica por dentro. En dos años aparecieron: la Ley Nº1.209/08, el Decreto Nº217/09 y el Acuerdo del Concejo de Bucaramanga Nº024/09; fuera de los considerandos y demás, suman unos 160 artículos, -el Acuerdo de los ediles bumangueses tiene 123-, donde se regula desde las boquillas de entrada y salida del agua y las cerraduras de las puertas, hasta los percheros de los vestideros. Y sin saberse el costo por elaborarlos, ahora que se conocen las fabulosas sumas pagadas por los decretos sobre la inseguridad social. Más materia jurídica para desgracia de abogados y estudiantes de Derecho. Y más fetichismo redentor en anaqueles de letra muerta.

ADENDA.- E.E.U.U. consume el 22% de la producción mundial de petróleo -Europa el 17.9%-; solo cuenta oficialmente con un 2.5% de las reservas de combustible y problemas graves de abastecimiento a 20 años. Venezuela se perfila como la mayor reserva de crudo del planeta; un gobierno sumiso y no nacionalista les vendría muy bien.

 

 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad