martes 30 de junio de 2009 - 10:00 AM

Temas Urbanos

Leyendo mal.- Hoy no saber manejar instrumentos técnicos modernos de la comunicación humana, es estar entrando al rango de los analfabetas funcionales, a lo cual están expuestos de preferencia las personas mayores, contrario a la medición del analfabetismo de 'leer y escribir', que empezaba por los menores; ahora los niños dan sopa y seco a los mayores en computadores y celulares. O sea el mundo al revés de la tía Benilda: los culicagaos enseñándole a los papás y a los abuelos.

Pero superar el analfabetismo viejo y nuevo, no es solo adiestrar en el uso de los instrumentos de la comunicación; sería un logro puramente mecánico. Es necesario comprender los mensajes y en eso los colombianos tenemos una tendencia cultural a entenderlos pero sesgándolos, torciéndolos o acomodándolos a conveniencias, tanto personales como de momento. Así la solidaridad social se transforma con frecuencia en sensiblería con los pobres, con los niños secuestrados o vejados, mientras por entre las piernas se les cruzan los que chupan bóxer, cuidándose de no decir nada que signifique demandar políticas serias del gobierno, laborales por ejemplo, para controlar el fenómeno. Puro analfabetismo político. Y la responsabilidad social empresarial, solicitada por organismos internacionales como contraprestación a la sociedad por daños de repercusión colectiva, en actividades económicas privadas y públicas, se ha venido transformando en actos puntuales de caridad cristiana sobre todo decembrina, con harta prensa por lo de la imagen que vende.

Demostramos buena capacidad para lucir el analfabetismo intelectual leyendo mal los mensajes; ponerse la camiseta en la empresa puede significar consentirle al patrón horarios extendidos con pagos indignos y lealtad ilimitada por hacerle el favor de dar trabajo. Defender al país exige hablar en positivo de las instituciones. Ser tolerante es tragar entero y ejercicio de una sola vía, aceptando la posición del contrario cuando con respetársela es suficiente. Y como somos así, tropicales y malos lectores, para defender la música vallenata y la memoria del maestro Escalona, un congresista ya hizo aprobar en primer debate, cátedra en todos los colegios sobre este compositor. Tampoco es para tanta inverecundia, admirador como soy de la música del maestro; qué tal que hicieran lo mismo con el mejor músico por regiones y períodos históricos. Eso sí; tendríamos los bachilleres más folclóricos del mundo.

Adenda: Hidrosogamoso está pasando solamente como un proyecto de ingeniería de efectos energéticos. Bienvenido. Pero hay consecuencias sociales para la población periférica, acaparamiento de tierras y secuelas ecológicas sobre fauna y flora que también cuentan.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad