martes 19 de mayo de 2009 - 10:00 AM

Temas urbanos

Un estilo.- Ha venido quedando claro que si bien en todos los gobiernos el fin justifica los medios, llámese ese fin 'la patria', 'refundar la República', 'defender las instituciones' o 'la confianza inversionista', en éste los medios empleados han llegado a límites que, de no haber perdido la capacidad de asombro, estaríamos aterrados. Todo un estilo emparentado con los peores regímenes de la ultra derecha, que en ocasiones se tocan con la extrema izquierda aunque para fines diferentes.

Atrocidades y malabarismos entran a ser vistos como normales alegando gobernabilidad; por eso no pasa nada y los 'raros' pasamos a ser los pocos aterrados. Las recompensas y el déjemelo a mí o ese bandido le toca a Ud., general, llevó a los falsos positivos, un eufemismo santista que en todo el mundo llaman crímenes de Estado. Y como el mal ejemplo cunde, fácil que empresarios y funcionarios pasen listas de sindicalistas o protestantes-terroristas para que los pasen.

La seguridad democrática para finqueros y el sector turístico está parada sobre miles de muertos y milmillonadas del presupuesto nacional, así la inseguridad urbana por hambre siga creciendo. Los boletines oficiales perifonean el avance contra la guerrilla certificando la captura, por lo menos día por medio, de jefes que terminan de chivos expiatorios y en desconfianza hacia la verdad oficial. Las extradiciones de grandes capos narco-paras, más parece una traición a los 'refundadores' recaudadores de votos a punta de pistola para elegir, reelegir y tomarse el Congreso, legalizan la traición y la acción desesperada por maquillar la imagen internacional, previendo una acción de la Corte Penal Internacional contra el gobierno, como lo señala 'Semana'.

Vale espiar, chuzar teléfonos y despedir a operarios que cumplían órdenes, hasta cuando periodistas del régimen como Arismendi caen en la redada, con tal falta de dignidad que siguen defendiendo a Uribe sin reelección, 'por la democracia', pero clamando por un clonado del mismo estilo. Como la meta de la felicidad es el éxito económico haciéndose empresario antes de los 25 años, pues asimilar lo lícito a lo legal cuando conviene; aquí también todo medio vale para que herederos del rey Midas que tenía la facultad por generosidad de Baco, de convertirlo todo en oro, apliquen la fórmula paisa de 'tu pones el capital y yo pongo el Jaramillo'

Adenda.- Vecinos de Zapatoca están confundidos con la instalación del gas domiciliario. ¿Se trata de gas natural o de gas propano, de infeliz memoria por explosiones trágicas? Que hablen los expertos.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad