martes 02 de abril de 2019 - 12:00 AM

Un centenario renovado

Por aquello tan weberiano en la sociología de interpretar las motivaciones de las acciones sociales, entre otras para que la historia no se quede en sola historiografía, en el dato sin análisis; y porque una de las consecuencias de hacer obras perdurables es la de quedar sometidas a las interpretaciones de los ciudadanos, vengan algunas anotaciones sobre los cambios que este diario viene haciendo con motivo de sus primeros 100 años de vida periodística.

En un país de empresas volátiles y arranques efímeros, que un diario llegue al centenario es una proeza; el periodista José Fernández Gómez decía tener una buena colección de números 1 de publicaciones que no pasaron de ahí, sin entrar en detalle sobre las dificultades económicas como empresa y políticas desde atentados hasta acosos que hay que superar cuando los contenidos no son del agrado de quienes manejan el poder, también en la historia de V.L. Pero supo entender, dentro de su misión educadora de prensa libre, que la intensidad de la creencia, sobre todo en tiempos de “fake news”, es directamente proporcional a la ignorancia.

Además de los cambios de forma, trabajo detallado de publicistas, ¿Qué hay en un nombre? Esta columna ya no irá por internet para Vanguardia Liberal sino para Vanguardia, sin más adjetivos. Y esto, por estar entre los cambios de mayor impacto merece interpretarse. Aliado este diario del ideario que soportaba al Partido Liberal colombiano, cuando este partido era la avanzada, ya de su ideología queda muy poco; el sustrato programático fue sustituído por las operaciones avispa y cada quien con su empresa electoral, mientras el partido se conservatizaba sin que su oponente tradicional se liberalizara, proceso que concluyó con el Frente Nacional. El partido del otro Uribe, de Olaya, López el viejo y Gaitán alcanzó hasta la oposición a los gobiernos godos de Ospina y Laureano ¿Ahora de vuelta?; por eso apoyó el golpe de Rojas. Pero ya no vale la pena que el periódico de las ideas liberales con amplio calado más allá de Santander, siga llamándose liberal prestándose a confusiones; mejor la independencia. Otras propuestas políticas de grupos alternativos entraron en el escenario; y las vanguardias en el pensamiento, en el arte quién lo discute, siempre han ido adelante sin lastres caducos; es solo una interpretación; albricias para la centenaria Vanguardia y ojalá ese sea el sentido del nuevo nombre.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad