martes 17 de octubre de 2023 - 12:00 AM

Libardo León Guarín

Útiles inútiles

Da pesar ver niños(as) sobre cargados a su corta edad, con pesados morrales sobre sus espaldas, repletos hasta los cierres en su mayoría de pendejadas, “gadgest” o cosas inútiles de tecnología avanzada, pero que la pauta comercial los volvió innecesariamente útiles por novedosos, alegando nuestro confort ante todo. Y en otra dimensión, qué pena da registrar otra guerra o la misma desde hace miles de años, en el Medio Oriente, donde no hay paz total ni verdadera pero sí abundantes armas inútiles para los pacifistas, intensificada desde 1.948 cuando los británicos, colonialistas por siglos, abandonaron Palestina para dar curso al mandato de la ONU que creó ahí el Estado de Israel en tierras ancestrales para unos y otros.

Desde entonces, los palestinos en posición, económica, política y estratégica inferior vienen padeciendo ampliación militar de fronteras del nuevo Estado, replegándolos hacia escasos territorios como Gaza superpoblada y sin recursos propios, viviendo de la caridad internacional, tanto que algunos ven a esta franja de terreno vigilada por aire, mar y tierra como la cárcel a cielo abierto más grande del mundo; desde allí, Hamás inició el más reciente episodio sangriento, un grupo islámico partidario de la guerra santa, tan fanático religioso como los sionistas judíos, sus enemigos a muerte, buscando realizar la promesa incumplida de 1.948 de lanzarlos al mar. Con este panorama resulta riesgoso mostrarse racionalmente y no con pura emoción, partidario de estos o aquellos, dos culturas que como en la colombina parecen haber incluído la venganza como una forma de administrar justicia; sin rechazar la solidaridad con los palestinos por sus condiciones sociales de vida hoy, pero rechazando las armas como requisito útil por indispensable para cimentar la convivencia entre humanos.

Sin embargo, iniciamos hablando de inutilidades: la guerra y la producción de armas entre muchas porque, como afirma Edo. Galeano no hay guerra sin ellas ni armas sin guerra; de otras utilidades inútiles menores parecen ocupar su inteligencia creativa hoy los japoneses, hastiados del belicoso siglo XX vivido; para nosotros sumidos en precariedades sociales prioritarias mayores, no pasan de ser pasatiempos inoficiosos, aupados por el consumismo: sandías (patillas) cuadradas, gafas protectoras para picar cebollas y de sol para perros, engrosadores de labios, grabadoras para pensamientos, bloqueador de sonidos para inodoros, bufandas con calentador, robots sirviendo comida, sujetador (brasier) invisible que se abre solo cuando hay amor verdadero, ...... etc., etc.

lileguar@gmail.com

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad