miércoles 17 de febrero de 2010 - 10:00 AM

Aunque produzca efectos políticos, libérenlos

Las Farc, grupo narcoterrorista busca de manera urgida reconstruir una simbología que limpie su imagen ya que están a puertas de realizar un congreso bolivariano en algún país de Europa, de manera anónima para nosotros; pero con la publicidad requerida para llegar a muchos lugares de este continente.

Varios sucesos han acontecido para mostrar un purismo ideológico que no tiene asidero alguno dentro de esta organización criminal, y ahora muy comprometida con el Narcotráfico, como la respuesta del Mono Jojoy al General Padilla, donde quieren mostrar una moral firme de estos líderes, con una lucha que se contradice con la mayoría de líderes subversivos que se hayan refugiados en Venezuela y su accionar terrorista en Colombia. Las ofertas de liberación de los dos miembros de la Fuerza Pública, para mostrar un rostro humanitario;  pero a la vez, acciones violentas como fueron el asesinato del gobernador del Caquetá y hace unos días el atentado al candidato a la Gobernación del Guaviare, los presenta como un lobo con ropaje de oveja. Otra mirada posible a estas liberaciones es la de colaborar en esta etapa electoral a sus políticos afectos. Si esto es así, libérenlos a todos  aunque esto se traduzca en centenares de votos a sus candidatos, para terminar de una vez con esta tragedia que conmueve el corazón de tantas familias colombianas

Otro punto, la historia trillada de la espada de Bolívar. Es de señalar que ahora inventan que robaron una de las tantas espadas que presuntamente hacía parte de una familia prestante de la Costa Atlántica. Para detallar cierta coincidencia en períodos de poca credibilidad, cómo las Farc y en el otro lado, Hugo Chávez, necesitan empuñar la espada de Bolívar, para darse un rol imaginario de héroes que no es afín a la cruda realidad que ambos viven o representan.

De un 2002 con una zona de distensión donde en cada pueblo de esa zona de 'diálogos' habían varias discotecas lujosas, derroche de dinero y droga; han pasado a ser un grupo narcoterrorista exiliado en sus mandos altos, con desmovilizaciones continuas y una inoperatividad en el 2009 evidente, con la esperanza de que nuestras Fuerzas Armadas con el apoyo ciudadano se generen, acciones contundentes que al final forcen el camino para llegar a conversaciones serias y procesos de reparación, que disten mucho de lo que fue el Caguán, pero que puedan llevar a caminos de reconciliación; ¿Cuánto falta? Es la pregunta del millón.

www.unacolombiaobjetiva.com

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad