miércoles 23 de noviembre de 2022 - 12:00 AM

Buena jugada

Designar a José Félix Lafaurie, en la negociación con el ELN fue una buena jugada del Presidente. Es uno de los hombres más cercano a Álvaro Uribe y representa a uno de los gremios más afectados por el grupo subversivo (para tratarlos con cariño).

Es una buena jugada en el ‘ajedrez’ de los manejos del Gobierno, en el que se lo ha jugado todo este representante de la izquierda. Le daría muy buenos réditos no solo en los países de américa sino en el concierto mundial. Ya hará como Santos: hacer cola para los premios Nobel de la paz.

La paz total es uno de sus más grandes propósitos y de lograrse le haría mucho bien a este país. No sabemos cuántos retasos a la ley le cueste y como se empeñe el futuro de nuestros descendientes. Esperemos que el matrimonio de José Félix no se eche a pique, porque la Senadora María Fernanda Cabal, su esposa, quien es la que más fieramente hace oposición a este Gobierno, esperemos que no trascienda en las cobijas.

Por lo pronto vamos a ver como pasa desapercibido, mucha parte de este proceso, porque ya el mundial de futbol empezó y aunque nuestra selección no estará, esto copará la atención de los colombianos. Esperemos que esto no sea aprovechado por el gobierno para pasar muchos ‘micos’ graves que puedan seguir afectando el futuro patrimonial de los colombianos, el cual ya ha empezado recibir fuertes sacudones.

Grave sería que la reforma a las pensiones se abra paso continuando la intención de echar mamo del ahorro de los colombianos, para atender propuestas de campaña. Esa pirámide que se invento la ministra donde propone echar mano del ahorro pensional privado, es un grave estropicio, porque el Estado nunca cubrirá el hueco que le hace a este ahorro; que pertenece a intereses privados, no es un impuesto, esto es un atraco a los fondos.

Adendo. Con el más hondo amor y cariño para mi Hija María Mónica (Tita) quién la semana pasada recibió su grado como Magister en Gestión Ambiental en la Universidad Javeriana, otorgándole la distinción al Mérito Académico como la distinción Cum Lauden. Nos honra y nos llena de orgullo.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad