miércoles 27 de septiembre de 2023 - 12:00 AM

Luis Ernesto Ruíz

Como pelea de perros

Fueron los candidatos a la Alcaldía de Bucaramanga, la verdad parecían: mordisco va y mordisco viene; solo se vieron dos más serenos y mesurados, y esto está bien porque: uno sabe hacer, el otro un sereno y experimentado político, al fin heredado de su padre. Consuelo Ordoñez, de hablar fuerte y segura, demostrando que tiene don de mando, que no se para en pelos por hacer y desarrollar proyectos.

Este paquete puede diferenciar, los que son más de lo mismo, y en las rendijas se ven los clanes y la redirección de políticos, como ha sido toda la vida, con honrosas excepciones: los Doctores Gómez Gómez, y Montoya Puyana.

Hablando de elección popular, el sistema que malogró el camino que seguían Gobernadores y Alcaldes; dieron vida a los clanes de familia y a grupos de garaje, atomizando los partidos, por amigos del poder para sí, acabando con un sano medio de lograr una segura democracia. Malaya quienes se lo inventaron, al fin políticos.

Pero como hay que luchar con lo que hay, tenemos que escoger: seguir con los mismo, para operar el presupuesto de la ciudad como se ha venido haciendo. O: un sereno político como su padre, honesto y sereno trabajado. Horacio José debe saber que yo le decía al Dr. Horacio: perdimos la oportunidad de un gobernador estadista, que hubiera logrado con los gemíos defender la ESSA de los paisas. Uribe impuso su criterio y nos dieron un insignificante contentillo, se lo reclamé siempre: bien decía que era el único que lo regañaba, porque el mejor amigo es el que le dice la verdad con respeto. Él era político.

La otra alternativa es poner a alguien que administre, Consuelo Ordoñez tiene más de 30 años en esa tarea, cuenta además con las manos limpias. Del respaldo del ingeniero, se puede demostrar en las grabaciones de su oficina, cómo pasaron todos, pidiendo su apoyo. Consuelo fue, porque él quería avalar su campaña, ella no aceptó porque se inscribió por firmas: había que respetar a los firmantes. La alcaldía de una mujer es un buen propósito. Piénselo bien.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad