miércoles 28 de julio de 2021 - 12:00 AM

Cuáles derechos humanos

Sí, existen excesos a veces para reprimir y sí, se violan los derechos humanos. Pero la ceguera como se mide lo que se le hace a la fuerza pública es innegable, señor Vivanco.
Escuchar este artículo

Son los que se defienden en este país, por lo que estamos viendo son los que corresponden a los bandidos, porque si vamos a ver, no existe ningún pronunciamiento del señor Vivanco por la patada voladora que le dieron por la espalda a una mujer policía, sí, una dama, la que quedó tendida en el piso y hubo de ser trasladada a una clínica, por las lecciones causadas; eso se llama un ataque traicionero, desde todo punto de vista reprochable, luego ver como el autor de la agresión se fugaba a la carrera.

O, el ataque de un numeroso grupo de jóvenes que “protestaban”, pero que atacaron un carro de la Policía conducido por un joven agente, al que le lanzaron bombas molotov, tal vez con el propósito de quemarlo vivo. Destruyeron totalmente el carro en esa “marcha pacífica”. Y qué no decir del ataque a un CAÍ de la Policía, donde atacaron con bombas molotov el lugar, incendiándolo y querían impedir que los agentes que se protegían salieran de él, en otra “protesta pacífica”, pasaje muy informado por las cadenas de TV.

De esto no dicen ni mu las ONG que defienden los derechos humanos, pues solo hacen referencia cuando son reprimidos por las fuerzas del orden, quienes después de recibir la correspondiente ración de ladrillo, pues es lo que lanzan los pacíficos marchantes, tienen que controlarlos.

Yo no oculto los excesos de fuerza que ocurren a veces en esos momentos, los cuales no corresponden a la orden impartida para reprimir la revuelta, y deben ser sancionados, pero uno se pregunta qué sucede en el cerebro del ser humano para actuar cuando se es atacado.

Rechazo enfáticamente la manera como unos agentes golpearon, no, torturaron a un muchacho que se les reveló cuando querían someterlo después de una furrusca nocturna, quien falleció; merecen el peso de la sanción, porque además de desmedida la acción, estaban en mayor número. Sí, existen excesos a veces para reprimir y sí, se violan los derechos humanos. Pero la ceguera como se mide lo que se le hace a la fuerza pública es innegable, señor Vivanco.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad