miércoles 06 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

Después de la tempestad viene la calma

Claudia López mostró su cara amable de buena ganadora y como todo el que es inteligente sabe hacerse perdonar su triunfo de los perdedores
Escuchar este artículo

Ya había utilizado este título para invitar a mis pacientes lectores a leer esta columna, hoy, debo agregarle: con mucha esperanza. Y ese mismo deseo muy seguramente está en el corazón de muchos colombianos, esperanzados que en sus regiones cambien esas malas prácticas, de los que se habían hecho dueños de sus territorios para enriquecerse con los dineros de los pobres.

Ya ha corrido mucha tinta en todos los medios para celebrar estos resultados. Pero tenemos que coincidir con quienes refieren a los resultados en Bogotá, Claudia López mostró su cara amable de buena ganadora y como todo el que es inteligente sabe hacerse perdonar su triunfo de los perdedores, al extender su mano generosa para recibir sus aportes a las tareas que empiezan, un ejemplo a la superación del ser humano, que de cuna humilde se ha proyectado al segundo cargo de elección popular en el país, todavía le queda camino por recorrer si su gestión es acertada.

Sorprende igual el resultado de Medellín, con Daniel Quintero Calle: Joven quien salió como su apellido: desde la calle, porque fue vendedor ambulante para poder subsistir, creo que más de uno se le desgranaron las lágrimas en la entrevista de Yamit Amat, cuando nos contaba qué tan pobre fue su infancia y qué es acostarse con hambre. Le ganó a Uribe en su territorio, sin alzar su voz y sin ofender a nadie.

Ejemplos como el de Cartagena y Cúcuta donde derrotaron a la clase política que manejaba todas las corruptelas y lo dejé de último porque entiendo que Rodolfo Hernández estuvo por esas tierras apoyado el esfuerzo de esta rebelión contra el establecimiento y creo que también en otras partes fue invitado a participar.

Rodolfo demostró que tiene opinión, por fortuna el procurador queriendo ayudar a sus pares lo sacó de la Alcaldía, esto fue el detonante para que ya con la manos libres los resultados la sacaron del estadio. Parece que el escenario se le crece, de la manera como lo trate y con unos ajustes a su talante se puede proyectar.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad