miércoles 31 de marzo de 2021 - 12:00 AM

El tema de moda

Bien por quienes están cumpliendo el objetivo de convertirnos en un rebaño, esta vez, por causas buenas como es la salud, ya que no hemos sido conscientes de ser el rebaño de pendejos que no quiere marginar a los corruptos.
Escuchar este artículo

La vacuna contra el COVID no es para menos después de un año de estar guardados, y de sufrir la desaparición de parientes y amigos por tan tenebroso enemigo. Están vacunando decían, y todos corrían para ese sitio, tanto que uno de estos sábados pasados, se corrió la bola de que en Piedecuesta están vacunando a los que cumplen con la edad, y las canchas deportivas del club campestre se iban vaciando de los mayores, especialmente de los tenistas que se fueron a hacer cola en Piedecuesta en la IPS Redinsalud, la que se llenó de carros de alta gama, lo que parecía sospechoso, pero salieron con la primera dosis entre pecho y espalda.

Los que no pudimos ir nos pusimos mosca, especialmente cuando nuestra EPS Sanitas se había quedado dormida, conseguimos coronar en la IPS Foscal de Cabecera donde fuimos profesionalmente bien atendidos. Como había que completar eso de que la familia se debe cuidar junta, lo logramos felizmente en Rendisalud de Cañaveral donde, después que abrieron para menores de 75 años se vacunó la sardina de la casa.

Bien por quienes están cumpliendo el objetivo de convertirnos en un rebaño, esta vez, por causas buenas como es la salud, ya que no hemos sido conscientes de ser el rebaño de pendejos que no quiere marginar a los corruptos. No creo que lo estén haciendo como algunos lo dicen por politiquería y otras cosas, lo hacen por cumplir con un objetivo nacional y los entes territoriales deben proveer con prontitud a quienes cumplen con eficiencia, no nos pidieron sino la cédula a ver si cumplíamos con el requisito de edad, nada más.

Las familias siguen llevando la cuenta de quienes lo van logrando, eso crea conciencia y hay IPS que están trabajando 24 horas y los 7 días de la semana en la tarea de inmunizar a los colombianos contra un enemigo peligroso, que necesita además, que mantengamos nuestros cuidados en casa, llegará el momento que podamos archivar el cubre bocas para poder reconocer de nuevo las caras amigas. Ánimo, poco a poco llegamos.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad