miércoles 10 de marzo de 2010 - 10:00 AM

Hay que votar

Es la obligación que tenemos todos los ciudadanos que aspiramos a mantener una democracia. Bueno, algunos pueden disentir si lo que tenemos es una democracia real o es apenas un espejo de lo que puede ser. Para filosofar tenemos largo tiempo. No votar significa facilitarle las cosas a quienes quieren abrir grietas en lo institucional de un país que mal o bien ha podido demostrar al mundo entero que tiene fortalezas institucionales. Si nos proponemos crear cultura alrededor de ello, podemos lograr verdaderos cambios y fortalecer nuestro desarrollo.

Negar que tengamos falencias sería tapar el sol con las manos; no hay duda de que se han perdido valores en muy buena parte de los poderes públicos, unos más que otros. Nuestro Congreso marcó un hito de desprestigio más que nunca y no podemos decir que las cortes son mejor que antes. Extrañamos de verdad los debates en el Congreso donde nuestra santandereanidad salía a relucir con prestigio. Para no ir tan lejos, recordar: a un Luis Carlos Galán Sarmiento, un José Manuel Arias Carrizosa o a un Rodolfo González García, donde había que alquilar balcón; ya ni siquiera vamos a tener los calmados pero sesudos debates energéticos de Hugo Serrano Gómez. Pero no solo los santandereanos debemos quejarnos por la falta de tribunos. El Valle del Cauca no tiene un Carlos Holmes Trujillo y el Tolima no volverá a escuchar la oratoria del controvertido Santofimio Botero. Eso eran otros tiempos, los del respeto a su curul y a sus preceptos de un Alfonso Gómez Gómez o un Ciro López Mendoza, para que no me traten de sectario.

Pero las instituciones deben continuar y los santandereanos tenemos que estar presentes en el debate electoral que se avecina, para tener derecho a reclamar. Lo mínimo que tenemos que hacer es escoger entre nuestros paisanos. Por lo menos los tenemos a la mano para requerirlos cuando sea necesario y podemos decir que hay para todos los gustos y saberes. Hagámoslo por el que más nos guste o menos disguste, al final a la hora de comprometer al poder central siempre cuenta la representación que tengan las regiones. Si no ¿por qué a los costeños les va bien? No hablo de los antioqueños porque se quedaron con el ponqué, ese ya es otro cuento.

Estas elecciones son un partidor para lo que viene. El Dr. Serpa ha invitado a los santandereanos para que se manifiesten copiosamente; ha mantenido  una actitud transparente en el manejo de este debate, una muestra más de su respeto como demócrata, pero es consciente de que la fortaleza de su departamento en el futuro gobierno central va a depender de la voluntad del pueblo santandereano para mantener las instituciones que nos da la democracia; por eso votemos y hagámosle tempranito, a veces a San Pedro le da por mandarnos unos chubascos en mala hora.

www.unacolombiaobjetiva.com

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad