miércoles 30 de junio de 2021 - 12:00 AM

Hola Chloe

antes decíamos que los niños llegaban con un pan debajo del brazo, quería decir que Dios proveería para su crianza, hoy llegan con disposición mental para lidiar con el futuro.
Escuchar este artículo

Varios amigos me han preguntado por ti, algunos te conocieron personalmente, otros lo hacen porque los motivó el recuerdo de una hermosa carta escrita con el corazón, cuando se trata de dirigirla a un ser que se ama, tú sabes que a mí se me crece el corazón cuando pienso en ti.

Ya estás en el Brooklyn de tus amores, el que te ha visto crecer y el que te ha dado todas las buenas experiencias de una vida que estás empezando a vivir y que te está viendo pasar de bebé, a una criatura con una madurez prematura, de la cual muchas veces uno se sorprende y desde luego, aprende.

No es mentira que los niños de ahora nacen con un chip, que los hace ver muy fácil la tecnología que van a vivir y aprender en el futuro; antes decíamos que los niños llegaban con un pan debajo del brazo, quería decir que Dios proveería para su crianza, hoy llegan con disposición mental para lidiar con el futuro.

No te pregunto si te hemos hecho falta, seguro me contestarás que no te ha quedado tiempo, entre tus clases en el New Cambridge y tus sueños y juegos con las princesas y sus caballitos de colores que vuelan. Ahora con el celular, a diario nos vemos, la ausencia no se nota.

Como ves, el mundo de hoy es distinto al que vivimos con tu mami y tus tíos; el contacto era muy difícil, y las comunicaciones igual. Apenas se iniciaba el internet y era muy costosa la telefonía a distancia. Hoy la distancia no existe y el tiempo corre más rápido que nunca.

El coronavirus del cual ya tú conoces tanto y que ahora en tus juegos de doctor, hablas de vacunar a tus abuelitos, porque tiene una vacuna que viene de los dinosaurios, (válgame Dios qué imaginación tienes), nos vas a inmunizar para ir a despedirnos de ti, porque ya se acerca el tiempo para ir a París, donde el Banco trasladó a tu papá.

Bueno, bye, ya pronto nos veremos, te vas un poco más lejos, pero siempre estarás cerca.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad