miércoles 09 de diciembre de 2009 - 10:00 AM

¿Cuántos capitanes Dreyfus necesitamos?

En julio de 1906, el capitán Dreyfus fue rehabilitado, cerrándose el caso judicial abierto doce años antes, cuando el militar, acusado de espionaje, fue condenado sin prueba alguna, por una supuesta carta que le mandaban a un miembro de su destacamento y que se supuso que era él. Su degradación, deportación y condena dividieron a la Francia de finales del siglo XIX.

Un siglo después nos enfrentamos a llenar nuestra Patria de Capitanes Dreyfus. El caso del contralmirante en retiro Gabriel Arango Bacci nos revive la historia de cómo se puede lesionar a una persona, a una familia y a una institución. Pero hay más casos que merecen la consideración, como el del Coronel en retiro Alfonso Plazas Vega, quien para la época era el comandante del grupo de unidades blindadas de la Escuela de Caballería, cuya única misión y su labor se restringía a tal, era la de retomar el primer piso del Palacio de Justicia.

La historia del Palacio de Justicia es mirada desde un solo lado: la de juzgar a los militares en el hecho y olvidar que fue una acción terrorista de un grupo subversivo. Es interesante ver el trabajo de un investigador de la Universidad Externado, el profesor Mauricio Rubio, dónde se hacen muy explícitas las buenas relaciones del Cartel de Medellín, con el M19. Algunos apartes de tal trabajo se pueden ver en el portal www.unacolombiaobjetiva.com

Otro de los hombres de la historia del Palacio es la del general en retiro Jesús Armando Arias Cabrales de quien la Fiscalía ha llegado a decir que concluye que el alto oficial 'tuvo dominio de los hechos, compartió fines ilícitos y los medios delictivos'. ¿Y los miembros del M19 que se acogieron a un proceso de paz y ahora siguen una tranquila carrera política o académica, no pueden dar una explicación más completa sobre sus responsabilidades en tal Holocausto?

Otro caso que parece absurdo que ocurra y el Juez en cuestión no la considere, es la autoridad jurisdiccional del General Uscátegui; cuando ocurrieron los hechos en la región de Mapiripán. Este es un elemento fundamental, pues si no tenía jurisdicción en esa zona no podía violar la ley para atender una solicitud de movimiento de tropas fuera del área de mando encomendada.

Otro caso para sumar la del General Farouk Yanine Díaz, ya fallecido, quien fue vinculado a lo que llaman 'la masacre de la Rochela' por las versiones que dio uno de los hombres del paramilitarismo más violentos de toda la historia, El Negro Vladimir. El General fue uno de los hombres que más aportó para la seguridad de Santander. Un militar con una hoja de vida intachable que partió de este mundo con dolor de Patria. He dado unos cuantos ejemplos y hay más; los que merecen reflexión sobre si la Justicia busca conseguir culpables de cualquier manera para calmar la memoria colectiva de algunos sectores. Seguiremos con el tema.

www.unacolombiaobjetiva.com

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad