miércoles 29 de octubre de 2008 - 10:00 AM

¿La ley de la argolla?

Parece ser que a eso estamos destinados los colombianos, pacientemente hemos ido aceptando las alzas en los combustibles porque ésta estaba pegada a los costos internacionales del petróleo; veíamos con preocupación cómo éstos subían por el ascensor y detracito de ellos, por el mismo, iban subiendo los precios de nuestros combustibles.

Ahora vemos cómo ha bajado el precio del petróleo en el mundo: de 150 dólares aproximadamente, está ahora por el orden de los 64 US$. Con tendencia a la baja. Pero el costo de la gasolina para los colombianos quedó a precio de petróleo caro. Ya conocemos que en E.U. en las estaciones de servicio ha bajado sustancialmente el precio de la gasolina a los consumidores; pero aquí no pasa nada. En Colombia lo único que sube y baja es el dólar y las faldas de las mujeres, de acuerdo a los vaivenes de la moda. Sería bueno que el ministro de Minas nos diera una explica ción, de pronto no sea que nos demos por bien servidos porque no haya seguido subiendo.     

Algo con lo cual vamos a tener que estar preparados es con el precio del ACPM, para quienes disfrutan de su costo razonablemente bajo; a medida que los consumidores migren a los motores diesel, el gobierno inventará algo para subirle el precio. En España ya invirtieron los precios después de que una gran cantidad de usuarios incrementaron este consumo los precios fueron cambiando, hoy, si no es mayor, están a la par.

Y cambiando de tercio como en las corridas, es justo hacer un reclamo público sobre lo publicado en una columna de un periódico de esta ciudad, distinto a Vanguardia Liberal, en el cual tratan en forma desobligante al gremio ganadero: al tratarlos de marihuaneros y de andar con prostitutas a granel en el recinto ferial. Poco conoce el columnista de la seriedad y el profesionalismo con el cual se desarrolla este certamen; si bien es cierto que existe una semana donde se desarrollan diferentes eventos por doquier, el señor Rey no puede mezclarlos en un salpicón de mal aliento como lo hizo en su columna.

El certamen ganadero merece las más altas consideraciones y no me refiero a las excelentes calidades de los ganados que se juzgan, sino a la seriedad, respeto y las más altas calidades morales y personales de los propietarios de las ganaderías que allí intervienen, es más una actividad de familia que de parranda, como desafortunadamente se quiere presentar. Y lo más grave, señor director de tan ilustre periódico, que estos ganaderos que se subestiman en él han logrado traer a Bucaramanga en la semana del 19 al 23 de noviembre la realización de la 6ª feria nacional de cebú, certamen en el que no solo estarán las mejores ganaderías del país, sino la presencia de empresarios venezolanos. Los hoteles ya están copados, el esfuerzo ha sido muy grande para que a estos hacedores de patria se les maltrate en forma irresponsable.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad