miércoles 12 de mayo de 2010 - 10:00 AM

La corrupción o la subversión

¿Cuál será la mayor de nuestras desgracias en el futuro inmediato?  Podemos decir que las dos; van muy ligadas y amamantadas por el narcotráfico, pero hay una, tal vez la más grave, la que esta enquistada alrededor del poder del Estado y en la cual todos estamos reclamando detenerla a como de lugar; pensando que es responsabilidad del gobernante poner la talanquera para detener tamaña avalancha corruptora, tal vez es un tsunami que crece a medida que crece el presupuesto Nacional o el de los entes territoriales, con algunas honrosas excepciones, como lo está demostrando nuestro gobernador Serpa.

Qué cosa más difícil, porque los colombianos olvidamos que cuando se habla de corrupción existen dos componentes, el que pide y lo coloca en las reglas del juego, y el que da. Esto nos permite colegir, que si el problema es definitivamente grave, eso significa que estamos inmersos en una sociedad corrupta, que critica pero no practica. Vuelvo al recordar el caso de la coima al policía de tráfico para salvarse del comparendo, a los pocos metros se refiere de cómo son de corruptos los guardianes del orden, olvidándose de la parte que le corresponde como delincuente. Aquí se ve como crecen capitales  y empresas, todas recibidas con honor, volvemos a las épocas en que los invitados a las fiestas y celebraciones eran los traquetos de todos los tamaños, mejor, aquellos donde los regalos eran de Clio para arriba. Sí, como plañidera lloramos esta desgracia, pero no estamos dispuestos a aceptar la parte que nos corresponde en estas lamentables prácticas.

No nos escudemos en que solamente debemos pensar a quien vamos a elegir, si no en recapacitar en cuanto debemos cambiar. Eso mi querido Adams como el del cuento, es un proceso de formación desde las mismas aulas del preescolar.

Y hablando de otras cosas que también se están teniendo en cuenta en estas épocas de meditación preelectoral: a un buen amigo le oí que había que pegarle un buen susto a la clase política de nuestro país; eso me hizo pensar en el susto que le metieron a la clase política de Venezuela, allá como hemos podido ver les salió lo roto por lo descocido y están cada día de mal en peor. Bueno esto lo recuerdo como tema de meditación para los próximos días. Ah si de algo nos tenemos cuidar es que ahora el bien querido de Chaves no se salga con la suya de impedir que los colombianos elijamos con libertad, ya tenemos el buen ejemplo de Perú que aún con las malquerencias de nuestro vecino eligió Alan García; así como Piñera en Chile, y Martinelli en Panamá sin contar otro que se me quedó fuera del tintero

www.unacolombiaobjetiva.com

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad