miércoles 05 de mayo de 2010 - 10:00 AM

La Cruz Roja Internacional

Algunas organizaciones y personajes no ayudan mucho con sus interpretaciones de la realidad que vivimos y en época electoral, hacen mella. El CICR hace 13 días sacó un informe en el que las acciones militares no se pueden disfrazar de acciones humanitarias. Leímos el informe y gran sorpresa: las frases más directas dentro del mismo eran, 'en el marco de un conflicto armado existe el riesgo de que la acción 'humanitaria' sea instrumentalizada y utilizada con fines políticos, militares, lo que distorsionaría los principios de neutralidad, independencia e imparcialidad, y tal vez haría peligrar a civiles o socavaría la labor de los trabajadores humanitarios, como los del CICR y de la Cruz Roja Colombiana... El CICR defiende el punto de vista de que la acción humanitaria debe ser estrictamente humanitaria.'

Es absurdo catalogar que un ejército no puede desarrollar sus planes de acción integral, organizando brigadas Cívico-Militares para resolver problemas sociales en las regiones más apartadas de nuestro país, llevándole bienestar a la población civil especialmente, la campesina; todos los ejércitos del mundo lo hacen. ¿Cómo se puede catalogar una acción de estrictamente humanitaria? ¿Será que depende de quién la hace y quién la califica? ¿Cuál será la verdadera intención al descalificar en esta coyuntura para lesionar una labor institucional en procura del bien de sus mismos ciudadanos?

Pero, Christophe Beney, director del CICR en Colombia, a quien por lo visto le gustan los micrófonos, además expresó que era indudable el fortalecimiento de las Farc. Curiosamente, este señor olvida y está repetido varias veces dentro del Informe del CICR, que los comentarios sobre los grupos armados, sean de un Estado o al margen de la ley, están obligados a hacerlos de manera privada. ¿Será que el fortalecimiento a lo sumo es hacer terrorismo a mansalva como el hombre bomba que se desintegró en Guapí, Cauca, el pasado domingo?

Pero también hay un partido político que desfigura la realidad colombiana y se comporta como institución judicial, sentenciando de su parte mientras apenas se estudian los casos de los mal llamados 'falsos positivos', encaminados a catalogarlos  como política de Estado, cuando se está viendo que es el narcotráfico el que permeó a mandos medios o subalternos, para crear caos y enlodar a quienes lo combaten dentro de la Ley. Me refiero al Polo Democrático Alternativo al que ya los veremos por estas tierras haciendo incriminaciones directas de crímenes de lesa humanidad. En el portal Una Colombia Objetiva, escaneamos apartes de ese famoso cuaderno que atenta contra una institución seria como las Fuerzas Armadas. Deberán probar sus denuncias ante los estrados judiciales; no se puede ir hablando por hablar en este país, porque el daño que se hace es grandísimo, incluso para ellos mismos y si no, miren las encuestas.

Ñapa: Hay que celebrar cómo en 95 años de historia la Cámara de Comercio de Bucaramanga ha servido de pivote en el desarrollo social y económico de la región.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad