miércoles 24 de junio de 2020 - 12:00 AM

La culpa no es de la vaca

Yo pienso que el ejercicio fue bueno, al fin les llegó aire al sistema, porque el que vende tiene que hacer nuevos pedidos y el que los atiende tiene que fabricarlos, así empieza la rueda a producir.
Escuchar este artículo

El mundo se vino encima del presidente por la decisión del día sin IVA. No es la decisión mala, es nuestro comportamiento, especialmente de los Bogotanos que no guardaron compostura. En la mayoría del país hubo respeto a las normas, en los espacios públicos, como en los locales de comercio. Se deben sacar lecciones aprendidas, y permitir que quienes saben cumplir, no se les puede limitar en el futuro, cuando se den nuevos pasos.

Hay que preservar la salud de los colombianos, pero el hambre no solo mata, sino que deja secuelas especialmente en los menores, limita su formación corporal y no se le augurará una buena formación mental para el futuro que les espera.

Los colombianos tenemos que aceptar que las cosas no volverán a ser como las estábamos viviendo, con seguridad la vacuna y el control de la enfermedad nos llevará un largo tiempo y las cosas no podrán ser: ¨apague y vámonos¨. Todas las actividades tendrán una nueva manera de hacerlas; desde luego nos tocará que aprender, en cómo comprar y los de los almacenes en cómo vender.

La verdad es que a muchos los cogieron con los pantalones abajo, para hacer las ventas en línea, no se tiene todavía la disponibilidad de inventarios, la misma facturación y el pago en línea, así como la logística de entrega. Y para acabar de completar hay congestión de las plataformas que se utilizaron.

La misma banca, unas funcionan mucho mejor que otras y las transferencias mechas veces se enredan, hasta acceder a ellas, los controles que diseñaron se bloquean con facilidad. Yo no me explico por qué, si eso ya esta inventado y funcionando en muchas partes del mundo. Algo que no se olvida: hasta preguntar, ¿cuánta platica tengo en mi cuentica que ustedes utilizan a precio de huevo?; cuesta.

Yo pienso que el ejercicio fue bueno, al fin les llegó aire al sistema, porque el que vende tiene que hacer nuevos pedidos y el que los atiende tiene que fabricarlos, así empieza la rueda a producir. De esta salimos juntos.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad