miércoles 07 de julio de 2021 - 12:00 AM

La historia se repite

esa semana tuve que operarme de otro cáncer, del cual espero salir con el mismo éxito que el anterior...
Escuchar este artículo

Mi hija cambio de París a Nueva York, y tuve que operarme de un cáncer. Eso fue el 10 de julio del 2013, y lo hice el día que ella se casaba, nunca supo del problema, no pudimos viajar al matrimonio y no podíamos decir por qué, solo le contamos cuando salimos de la sala de cirugía después de haberme recuperado: estaban en la fiesta. Ocho años después regresa a Europa y esa semana tuve que operarme de otro cáncer, del cual espero salir con el mismo éxito que el anterior.

Tengo que dar las gracias a mi médico: a el Dr. Tapias y a la Foscal donde se realizó esta cirugía y a su excelente atención. Hace años estuve varios días más hospitalizado, tanto que me cogió sin escribir el artículo (la verdad llevo cerca de 15 años que no pido vacaciones); tuve que hacerlo en la clínica, después de curaciones y soportar la quitada de esparadrapo y las depiladas en caliente; ya sabrán ustedes cual fue el resultado, tanto que la primera vez que me encontré con Sergio Mestre, me dijo que pensaba que yo me estaba despidiendo de este mundo. Eso le pasa a uno cuando se pone sentimental y místico. Bueno espero no encontrármelo, aunque lo extraño quisiera esperar unos años más.

Los santandereanos debemos estar muy contentos, porque tenemos instituciones de salud sobradas, y la calidad del personal científico es número uno A, se cuenta con la tecnología de punta siempre. No en vano están viniendo desde afuera en busca de procedimientos de salud. No solo a la cirugía plástica de moda, vienen a cirugías muy delicadas y complicadas, porque saben de lo que tenemos.

Las circunstancias del COVID son complicadas han limitado el acceso a familiares, y se percibe la presencia de enfermos en muchas áreas congestionadas, salí dos veces a las cinco de la mañana para que me hicieran unas radiografías y siempre se ven con pacientes en camillas, durmiendo, esperando espacio para seguir luchando por la vida.

Tengamos fe en lo que tenemos y portémonos bien, allá siempre es complicado.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad