miércoles 06 de diciembre de 2023 - 12:00 AM

Luis Ernesto Ruíz

La tierra se está muriendo

La tierra está muriendo porque los que le han hecho el mayor daño no se han querido comprometer. Hoy están reunidos en Dubái en la conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Desde 1992, en Estocolmo se habló del agua, la salud, la productividad agrícola, la biodiversidad y la gestión de los ecosistemas. A los culpables le han pasado 31 años para reparar el daño que le han hecho a la madre tierra.

El mundo no paro, el carbón el petróleo la minería, fueron contaminado causes y acabando con los bosques; y en la época actual el niño y la niña, han cobrado con la vida de muchos seres humanos, grandes inundaciones, y sequías espantosas que solo dejaron desolación.

Hoy Dubái cerca de 194 países y la presencia de 70.000 asistentes (cuenta un amigo); se realiza el evento COP28, permite suponer que un poco más de 20 países ricos de los 190, como empresarios muy prestantes, (de chequeras pesadas) se irán a comprometer en serio, para afrontar el problema del cambio climático.

Petro, nuestro Presidente, ha venido manifestando la necesidad de que los que tienen deben canjear la deuda que agobia a todos los países emergentes por Naturaleza, lástima que lo que hace con la mano derecha, lo tapa con la mano izquierda, con su discurso contra los ricos, siempre hay una ñapa; ahora el nacismo, con lo cual los alemanes le cerraran la puerta.

Desafortunadamente a estos países de América nos tocó lidiar con el narcotráfico, especialmente a Colombia, patrocinando con su dinero fácil, grupos armados fuera de la ley, algunos con sentido político pero cayeron en el narcotráfico. La minería ilegal completó el pastel.

Mantener la Amazonía y su diversidad merece que el mundo haga grandes inversiones, en los países de América del Sur, que han mantenido al llamado “pulmón de américa”, Brasil y Colombia han cargado sobre sus hombros esta responsabilidad

El cacique Raoni Metuktire, en Brasil, encarna la lucha del pueblo por la naturaleza, como lo han hechos sus antecesores. En reuniones del G7 ha reclamado justicia por la naturaleza; no es nada nuevo esas luchas ancestrales por defender el medio ambiente y la diversidad.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad