miércoles 07 de septiembre de 2022 - 12:00 AM

La violencia no se detiene

Acabamos de registrar con dolor el aleve ataque a la policía, 7 jóvenes que cumplían con el deber de servicio a la patria fueron vilmente masacrados. Tan solo hace unas semanas recibieron el remesón del cambio de gobierno en el que sacaron a más de 20 altos oficiales, formados en más de 25 años de experiencia, muchos de ellos ajenos a las malas prácticas, no dudo que en ese grupo hay gran cantidad de buenos seres humanos, seguro la mayoría intachables, sin desconocer que algunos pudieron enlodar el nombre de la fuerza. Un abrazo de solidaridad con la institución.

La violencia no se detiene con mensajes en redes sociales, sí, esas son sanas intenciones en lograr la paz total, la cual empieza coja, el anuncio de no más bombardeos donde existan menores de edad, fue un error hacerlo público; es una intención muy humana, pero como alguien ya lo dijo en la prensa: se llenarán de guarderías las guaridas de los bandidos. Esto fue populismo.

Y qué decir de la invasión de tierras, cómo no se van a sentir con patente de corso si algunos de los altos funcionarios han hecho promesas que seguramente no serán fáciles de cumplir, y se vuelve una invitación a situaciones de hecho.

Ya se advierten posibles enfrentamientos en quienes han venido consiguiente su medio de subsistencia laborando en cultivos de caña quienes defenderán a sangre y fuego sus derechos al trabajo honesto. Lo mismo sucederá en los hatos ganaderos, ellos consideran que tiene el derecho a la defensa de sus bienes. ¿Se volverá a las mismas?

El acuerdo con el ELN no será fácil, porque quienes ahora tienen el mando son mucho más jóvenes, donde la vocación reivindicativa con la que nació el movimiento no la conocieron, tienen el control del nuevo ELN, de su dinero el que ingresa a manos llenas por todos los medios de delinquir.

Los pensionados, ahora en Cuba, alejados de los trajines de la guerra, seguro acordarán como las Farc sus privilegios, pero las disidencias seguirán actuando de mano de los carteles de mejicanos. ¿Y a todas estas quien podrá defendernos?

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad