miércoles 16 de noviembre de 2022 - 12:00 AM

Los 100 días de Petro

Son muchas las encuestas que se hicieron, ningún medio se quedó por fuera, y como en las elecciones pasadas todas están dentro del promedio. Está claro que a Petro le va bien, pero al país le va mal: se repite la foto de la alcaldía de Bogotá.

Y es explicable. Petro vive en campaña y al parecer buena parte de sus ministros siguen ese camino, la falta de conocimiento quieren taparla con la elocuencia del momento. Ya sabemos que el ministro de Hacienda es el encargado de apagar incendios.

Uno de los propósitos claros de su programa electoral, porque no se puede decir de su plan de gobierno, era la reforma tributaria por 50 billones de pesos, que termino aterrizada en 20 billones, para no ir más lejos, correspondió a la del derrotado Carrasquilla por los desmanes de la primera línea. La oposición de este gobierno no ha tirado una sola piedra. Una lección para el Senador Gustavo Bolívar.

El ministro de Hacienda no ha resistido la posición serena y sensata del presidente de la Andi, y muy bien el respaldo unánime del gremio. El fracaso del ingeniero candidato al dejar huérfana a la mitad de un país que no quería a Petro hace necesaria esas posiciones francas de un gremio, muy fuerte por cierto, que ha asumido estas posturas en la orfandad de una oposición.

El otro camino abierto es el de las relaciones con Venezuela, lamentablemente nuestro expresidente quiso ser el salvador del vecino país, pero ayudo fue a darle entierro de pobre a nuestros hermanos venezolanos y de paso se tiró un mercado que ya pasaba los ocho millones de dólares, no hay duda, que es otro de los aciertos de Petro, que consolida una posición de izquierda en ese sector del continente.

Mal le ha ido en su cantaleta sobre el petróleo y el carbón, ya Lula le dijo que no contara con él, bien sabe que es la fortaleza de una economía.

Ojala no se demore en recular porque este año recibió una buena tajada como socio mayoritario, el año entrante será mejor.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad