miércoles 24 de febrero de 2021 - 12:00 AM

Más de lo mismo

Presidente, lo que tenemos para mostrar es el crecimiento de la generación de energía no renovable en estos últimos años, contarle al país que ya el sector privado y público está llegando a generar 1000 megavatios
Escuchar este artículo

En la pasada columna hacía referencia a que mucho tilín tiin y pocas paletas; todos vimos las exageraciones, desde el presidente para abajo, gobernadores y alcaldes, desbordaron todos los medios de comunicación, demorando la eficiencia en empezar a vacunar. Eso sucede cuando hay poco que mostrar y lo que se debía hacer no se ha hecho.

Si hubiese habido un poco de humildad, el país estaría muy contento y agradecido, así estemos en el último puesto. Llega la esperanza que dará fin a la incertidumbre en la que estamos viviendo los colombianos. Debemos reconocer y agradecer el trabajo del Ministro de Salud, quien tiene bajo sus hombros la responsabilidad de vacunar a 35 millones de colombianos. Esperaremos con paciencia nuestro turno porque como alguien dijo: ya olemos a guardado.

Mientras nuestro presidente siga saliendo a diario a decir lo mismo, pronto se nos va a parecer al profesor Jirafales en el Chavo del ocho, ¿no habrá alguien que lo convenza de que eso de parodiar el Aló presidente, le hace mas daño que bien?

Presidente, lo que tenemos para mostrar es el crecimiento de la generación de energía no renovable en estos últimos años, contarle al país que ya el sector privado y público está llegando a generar 1000 megavatios, esto es igual a lo que genera la presa del río Chicamocha sin atentar contra el medio ambiente.

Santander no se ha quedado atrás, empresarios como Reinaldo Serrano ya construyeron sobre los techos de su fábrica el sistema para energizar su fábrica y entregarle a la ESSA los sobrantes; sé de un productor de aguacate y mango más de 280 hectáreas de su producción, con energía limpia, muy bien don Carlos de la Peña.

Un proyecto rural de 4,5 KW para una finca, dejará de emitir 27,6 ton/CO2eq durante la vida útil del proyecto, es como sembrar 4.252 árboles en 11 ha, costo aproximado de 25 millones; lo importante es que se reciben descuentos tributarios y financiación de la banca a muy bajos costos. Estos proyectos se pagan en 5 años y tienen una duración de 25 años. Vámonos por ahí.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad