miércoles 04 de octubre de 2023 - 12:00 AM

Luis Ernesto Ruíz

No es el Santo de mi devoción

Las decisiones que quieren detener la candidatura a la Gobernación de Santander del Ingeniero Rodolfo Hernández, a todas luces son intereses políticos.

La Procuraduría desde su Alcaldía, no lo mira con buenos ojos. Las sanciones que debieron ser apenas unas llamada de atención o ni siquiera eso, porque estaba demostrado que al Ingeniero se le sale fácilmente la piedra o mejor, vive empiedrado, el concejal buscaba que le cascaran, ¿si no para que camarógrafo?; a nadie le gusta que le maltraten los hijos. Y todas sus sanciones fueron por claras provocaciones, porque sabían cuál era el carácter del caballero. Ninguna por situaciones de graves manejos, inversiones dudosas y mucho menos manos metidas a los presupuestos, de lo cual si pueden juzgar a muchos en las listas, o por sus malas compañías.

De otra parte el tribunal que lo sanciona esta formado por representantes de los políticos, mi abuela diría: “fruta partida es fruta comida”, quienes más para sacarlo de la competencia. Este país goza de que cada uno cuida de los otros, al fin y al cabo son cargos políticos.

Por eso llegamos a lo que tenemos: uno que habla de paz total pero está empeñado en la guerra de clases, uno que odia a los empresarios, porque es el que genera empleo y riqueza a la nación, es la maquina que mueve el poder de compra, para que los comerciante que también generan empleo, muevan el poder económico de la nación. NO hablo de los bancos porque le da yeyo, diría mi tía.

Por eso lo mejor es seguir la tesis de un pensador brillante, volverse minga para que Petro los reconozca y los apoye y muy seguramente los liquide y los jubile. Como el Estado sería el productor de la riqueza, (ya tiene a Ecopetrol en rines), pero según él, es capaz de hacer milagros dentro del sistema que le gusta: el comunista, quien sería el dueño de todo. A los gremios llamarlos sindicato de empresarios por el cambio de la vida.

Nosotros ante este panorama, debemos saber elegir en estos comicios; él dice que sus marchantes pagados por nosotros le darán la victoria.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad