miércoles 27 de enero de 2010 - 10:00 AM

Papá Manolo

Cumple ya 20 años de estar construyendo vida en los niños de la calle en esta ciudad al frente de la ONG 'Niños de Papel'. El Padre Manolo adelanta una hermosa y fructífera labor. Todos somos conscientes de que en nuestras calles ya no estamos viendo tantos menores pegados del bóxer, con la mirada perdida y metidos en harapos por vestido. Es es el producto del constante trabajo de un hombre que hace ya más de dos lustros llegó a estas tierras, que tomó como suyas para adelantar una labor social en defensa de los sin hogar, muchos de ellos sin familia.

Con el apoyo de organizaciones europeas y nacionales, ha construido una sólida base para adelantar su tarea, no sólo en Bucaramanga sino en Cartagena y Montería que tienen también la presencia y el resultado de esa labor incansable. Niños de Papel ha contribuido para que en esas dos ciudades también desaparezcan de sus calles la presencia de ese dolor de la pobreza, donde este generoso ser se ha ganado especialmente la confianza de los niños para ir a sus manos en busca de una nueva oportunidad de vida. Tuve la oportunidad de ir a escucharlo; sabía que existía pero cometía el pecado de muchos bumangueses de no ir por lo menos a agradecerle como ciudadano  este encomiable esfuerzo. Me disculpo Padre Manolo. Eso forma parte de nuestra indiferencia por las cosas buenas y malas que tanto daño hace a una sociedad. Pero hoy debo contar de la seriedad y profesionalismo con que se está haciendo este difícil trabajo para beneficiar a los menores de nuestra población. Sus trabajadores sociales, su equipo de sicólogos, los comunicadores sociales y los administradores que manejan los recursos de quienes confían en usted, son el soporte de esta hermosa tarea.

Grato reconocer la responsabilidad social de algunos empresarios de estas tierras comprometidos con usted, lo mismo que las personas generosas que han querido apadrinar su obra con aportes mensuales que sumados apuntalan la tarea de llegar a los menesterosos. Esta ciudad demostró que no es insensible al dolor, pero debe mirar las necesidades propias que nos asisten y procurar comprometernos con ellas; qué mejor que sacar a los niños de las calles para convertirlos en ciudadanos de bien. Si esa hubiera sido una preocupación antes, de pronto nuestras ciudades tendrían menos delincuentes y mejor calidad de vida. Hagamos algo por nosotros mismos. Gracias Papá Manolo.

Ñapa: Qué curioso que se revele que las reuniones entre Farc y ELN se hicieron en Venezuela. Primer gran signo de la derrota del terrorismo.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad