miércoles 28 de septiembre de 2022 - 12:00 AM

Petro en la ONU

La visita de Petro a la ONU tiene tanto de ancho como de largo, los temas escogidos a tratar eran los oportunos, la manera de tratarlos fue la descarrilada, siguió la escuela de sus ministros, mostrar los dientes y seguir en campaña. El deseo de vender su imagen en la que se mantuvo durante estos últimos 30 años ante sus compañeros del Foro de Sao Paolo era mostrar que ya llegó. Pero la esencia de lo que debía ser para un foro multilateral como en el que estaba, perdió toda credibilidad.

Sí, la manera como se ha tratado el narcotráfico ha fracasado, culpar a los países ricos de su consumo y favorecer el negocio y contar que ya estamos cansados de poner los muertos, era lo de hacerse entender, pero enredarlo con la defensa de nuestras reservas de la amazonia y del Catatumbo, la coca y los gases de aspecto invernadero, era harina de otro costal; y si a eso le sumamos petróleo y carbón ya parecía que no estaba en sus cabales.

Cambiar deuda en la cual estamos hasta la coronilla, y de lo cual no tiene la culpa Petro, es una muy buena propuesta, no es nueva ya se ha concretado entre Bolivia y el Banco Mundial, en la cual se comprometió Bolivia pero que al parecer no lo cumplió, era la idea que nuestro mandatario.

Se enredó, sería importante ya sin micrófono y auditorio darle vida, porque rebajarla nos ayuda y así el mundo reconoce el esfuerzo que los colombianos hemos hecho a través de los siglos, para enderezar los entuertos que nos arman los países en desarrollo, ese reclamo también era cierto, pero sin demagogia llega más lejos.

Hay que insistir en los temas que Petro planteó, el narcotráfico necesita un enfoque que no solo sea el de reprimir el negocio, si se les da solución a los consumidores como enfermedad, se acaba el negocio y se acaba con los muertos.

El país tiene que tratar urgentemente nuestros propios problemas, los que además nos generan violencia y esa debe ser la prioridad.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad