miércoles 30 de noviembre de 2022 - 12:00 AM

Por fin, doble calzada al mar

El 1 de diciembre de 2022 aunció el nuevo contratista del tramo II de la Ruta del Sol, la reiniciación de la obra, la que se suspendió en el proceso de liquidación del contrato de Odebrecht después de haber levantado la tapa a esta olla podrida, que solo dejó parte de la podredumbre a la vista.

SÍ, mucho daño causo todo este estropicio, especialmente a la gente pobre que fundó buena parte de su esperanza de vida en el desarrollo de este proyecto, y fueron muchos las familias que quedaron colgadas de la brocha, con haber puesto sus ahorros en hoteles, comederos y demás servicios, no solo a los contratistas , sino a un desarrollo vial importante, a lo largo de ella.

Como dirían otros, esta ruta del sol ya no alumbra. No hay duda que muchas cosas quedaron a oscuras, otras en la penumbra y muy pocos a la luz, pagando las consecuencias.

En septiembre de 2017 se paró la obra dentro de la liquidación del contrato; siempre estuve pensando y una vez lo comenté, que el daño al parar iba a ser muy grande, se pudo haber sancionado a los corruptos a los que dieron y a los que recibieron, y haber buscado una forma para haber continuado la obra.

Dentro de los contratistas estaba el grupo Aval, que al parecer no estaba tan embarrado y el camino era haber sustituido al contratista principal o haberlo puesto contra la pared para que cumpliera el contrato con las penalidades del caso, ya que el daño que le haría a la nación por la suspensión, era muy grande por los mayores costos futuros, y por los compromisos adquiridos con mucha gente que puso toda su pobreza en la obra emprendida.

Algo se debió hacer para continuar con la operación de la misma, sin descuidar el fondo, para castigar los corruptos, los que debían salir del sistema y pagaran las consecuencias. Dos gobiernos pasaron: el de Santos y el Duque sin romperse ni mancharse, cuando se sabia que si recibieron recursos de Odebrecht.

Santander se perjudicó y ahora renace una esperanza, por fin tendremos doble calzada al mar y a Barrancabermeja.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad