miércoles 06 de octubre de 2021 - 12:00 AM

Se detuvo el mundo

Buena la lección de ayer para que la humanidad vea de qué manera se ha vuelto una de las mayores adicciones del ser humano el vivir en estas redes, tanto como el cigarrillo o el licor, el cerebro ya lo pide a cada instante.
Escuchar este artículo

Por aproximadamente 6 horas el mundo entró en pánico, porque la adicción en la cual anda en los últimos lustros, por no contar con el Facebook, ni con el WhatsApp, tampoco con el Instagram; como parte de sus redes en las cuales viven inmersos varios millares de seres humanos en este
planeta.

Es como si frenáramos la rotación de la tierra y salieran volando los seres humanos por los aires, con la excepción de aquella parte del orbe que dormía placidamente este descalabro.

Entiendo por aquellos que fueron afectados por el trabajo, algunos en el estudio; aquellos que lo sufrieron utilizaron otros medios que el ciberespacio les permitió. También hubo quienes se reencontraron con sus semejantes, ahora había que hacerlo cara a cara, muchas parejas volvieron a reír, al fin pudieron hablar, los padres también pudieron oír las inquietudes de sus hijos y estos a su vez reconocieron a sus mayores porque el celular ya solo era un estorbo.

Buena la lección de ayer para que la humanidad vea de qué manera se ha vuelto una de las mayores adicciones del ser humano el vivir en estas redes, tanto como el cigarrillo o el licor, el cerebro ya lo pide a cada instante.

Además, las madres ya deben entender que entregarle el Ipad o el celular al niño, para que le deje un poco de tiempo libre, o para que deje el berrinche. Sí, esta es una adicción que nos costará mucho acabarla. Importante hacer de ella un medio de trabajo y el de acercarnos a los demás, lo aprendimos en la pandemia, pero es como el dulce que más de la cuenta se vuelve dañino al cuerpo humano.

Vean cómo estas redes seguirán siendo un gran monopolio, creado por Mark Zuckerberg, Eduardo Saverin y Dustin Moskovitz como grandes generadores de riqueza, este tropezón que se han dado desatará una guerra a muerte para que otros quieran morder esta torta, como ya lo estamos viendo. La verdad no les interesa evitar el daño que están causando, con lo cual se dividirá la humanidad, por la manipulación de la verdad.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad