miércoles 27 de abril de 2022 - 12:00 AM

¿Y ahora quien podrá defendernos?

Aquí las cosas son muy jodidas, como diría mi abuelo, los asesinatos de miembros de la fuerza pública nadie los investiga, nadie pide que se detengan, nadie se conduele de las viudas y huérfanos

Es lo que tenemos que preguntarnos cuando somos agredidos de una u otra manera. Siempre salimos perdiendo. A diario estamos viendo cómo nos agreden, muchas veces se pierde la vida por el robo de un celular, pero si uno trata de defenderse y saca su arma legítimamente otorgada y con la debida autorización de portarla, y su agresor lleva un cuchillo, hay que dejarse chuzar porque la justicia dirá qué hay que calificar la proporcionalidad de la fuerza. Habría que pedir un ‘time mao’, como decíamos de niños, para ir a conseguir un cuchillo y estar a la par. Líbrame Dios.

Hoy lo agreden a uno verbalmente y le toca a uno pasar de agache porque primero hay que ver cuál es la inmunidad de quien lo hace para no meterse en vainas. Eso le pasó a nuestro apreciado General Zapateiro, quien no solo tenía que aguantarse el dolor de perder a sus soldados, sino dejar pasar por alto la afrenta de agredir al cuerpo de generales sin distinguir culpables o inocentes. ¿A quién no se le vuela la piedra? Tenía que haber corrido a quitarse el uniforme para defender sus derechos. ¡Ah!, se me olvidaba, los miembros de la fuerza pública no tienen derechos.

Pero si tenemos que darnos cuenta que la gente de buena fe y buenas costumbres pocos derechos tiene, si lo quieren matar a uno y uno da de baja al criminal, lo más seguro es que la justicia lo estime paramilitar y que juiciosamente estudie la gradualidad de la fuerza.

Aquí las cosas son muy jodidas, como diría mi abuelo, los asesinatos de miembros de la fuerza pública nadie los investiga, nadie pide que se detengan, nadie se conduele de las viudas y huérfanos, esas organizaciones que todos conocemos siempre mantienen un silencio sepulcral, mientras cuando se persigue a los delincuentes todas salen en su defensa, ni siquiera las IAS investigan los dineros que entran en bolsas como hemos visto.

¿Y a quién le duele los asesinatos que vemos de hombres, mujeres y niños por robarles los celulares?, los criminales andan sueltos porque la justicia cojea.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad