martes 15 de noviembre de 2022 - 12:00 AM

¿A cómo el trino?

su gestión acertada se logra cuando hay coherencia entre lo que se dice y lo que se hace, no llenándose de ‘community managers’, celebridades criollas y falsos estrategas.

Preocupado porque en todas partes ‘recibo palo’ el alcalde de Bucaramanga, Juan Carlos Cárdenas, ordenó hace un par de meses programar una ‘cumbre’ con el equipo de comunicaciones que le sirve a hacer visible su gestión.

Al llegar al sexto piso de la Alcaldía, lugar del encuentro, el mandatario no ocultó su sorpresa al ver el numeroso grupo, y preguntó si todos trabajaban para ‘prensa’. Cárdenas, en su conversación, reconoció que su virtud no era ser propiamente un buen ‘comunicador’ y los invitó a que, a partir de ese momento, medios y cuentas de redes sociales al servicio de la Alcaldía de Bucaramanga, incluidos los institutos descentralizados, debían trabajar con una sola misión: mejorar su imagen.

Días atrás se habían dado las primeras puntadas cuando la emisora cultural Luis Carlos Galán sufrió cambios en su equipo, reforzándolo con reporteros de la farándula local, que se sumaron a la nueva estrategia. Cerca de 80 profesionales, entre periodistas, realizadores, generadores de contenidos, diseñadores, estrategas y asesores debían estar atentos a cada paso que diera el mandatario local.

Al preguntar por el amplio número de personas -para el despacho del Alcalde pueden trabajar alrededor de 30- fuentes consultadas fueron unánimes en advertir que “hay mucho cacique y poco indio”. Incluso, parejas de enamorados se repartieron discretamente entre dependencias, guardando cuidado de salvar su relación. Si bien el tema de los romances puede ser anecdótico, “la verdad, yo no veo que eso esté funcionando, los resultados son muy malos”, advirtió uno de los entrevistados.

Y no está lejos de la realidad. Su reconocimiento no es el mejor. En el Panel de Opinión 2022 de la firma Cifras y Conceptos Cárdenas aparece en el discreto décimo lugar, entre 16 alcaldes, con apenas 41 puntos de aprobación. Aunque las encuestas son relativas y caer en la vanidad de los escalafones puede resultar una trampa, las percepciones no se pueden desestimar.

Comunicar siempre será una tarea ingrata, sin duda, su gestión acertada se logra cuando hay coherencia entre lo que se dice y lo que se hace, no llenándose de ‘community managers’, celebridades criollas y falsos estrategas.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad