Publicidad

Luis Fernando Rueda
Lunes 29 de enero de 2024 - 12:00 PM

Apocalípticos y negacionistas

Compartir
Imprimir
Comentarios

En una entrevista radial el alcalde de Bucaramanga, Jaime Andrés Beltrán, se quejó por la supuesta demora del Gobierno nacional para enviar ayuda con el fin de mitigar el incendio forestal que se presentó, dos fines de semana atrás, en el condominio de Ruitoque. Ante la declaración, uno de los periodistas de la mesa de trabajo le contrapreguntó al mandatario si lo que intentaba decir era que el gobierno Petro no quería prestarle ayuda y su respuesta, sin titubear, fue afirmativa.

La pregunta condicionada produjo el alarmante titular, los medios de comunicación replicaron enseguida la noticia y el alcalde bumangués, que le ha apostado a ser claro contradictor del Gobierno central, adquirió mayor visibilidad. En gracia de discusión, ni Ruitoque es jurisdicción de Bucaramanga, por lo que Beltrán no era el vocero indicado, y la ayuda aérea llegó en el tiempo en que lo permitió la articulación -siempre compleja-entre los diferentes niveles de la administración pública.

En un mundo en el que las noticias circulan a la velocidad de un clic, sin el contexto ni verificación suficientes, y cuando el periodismo se cuestiona cuál es la fórmula ideal para cautivar las audiencias, la credibilidad de los medios termina en medio del fuego cruzado que viene de todas partes: polarización, viralidad, noticias falsas, narrativas propias y precarización del negocio.

Edelman Trust Barometer realizó 32.000 encuestas en 28 países, en 2023, para conocer las cuatro fuerzas que conducen a la polarización y una de ellas es la lucha por la verdad: los gobiernos son vistos, en Latinoamérica, como fuentes de información engañosa, y sus líderes obtienen la calificación más baja en el nivel de confianza.

En el caso puntual de Colombia, tan solo el 38 % de las personas encuestadas confía en los medios de comunicación, lo que plantea diariamente inmensos desafíos en un ambiente en el que la opinión pública cree más, por ejemplo, en la muerte ficticia de Piedad Córdoba o en que los empresarios son un engendro del diablo en la tierra. No se puede perder, ante tanto apocalíptico y negacionista suelto, la esencia del periodismo: rigor y contraste.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad