lunes 22 de junio de 2020 - 12:00 AM

Desdén por los intelectuales

Lo que vimos los colombianos, el viernes pasado, fue el desdén de un pueblo que no lee, que no escucha y que no ve.
Escuchar este artículo

Thierry Ways es un sesudo columnista del periódico El Tiempo que escribe reflexiones bien argumentadas sobre el diario acontecer. El jueves pasado, a 24 horas de que se cumpliera en Colombia el primer día sin IVA, manifestó lo siguiente: “La clase intelectual, que se precia de su laicidad, tiene, no obstante, un prejuicio muy católico: el desdén por los negocios, el lucro y el comercio”, haciendo referencia al desprecio de los ‘ilustrados’ hacia “el tendero, el abarrotero, el mayorista, el distribuidor, el intermediario, el dueño de una cadena de supermercados o el fabricante que expende sus mercancías”.

Para Ways “quien se dedica al comercio, en cambio, así parta de intenciones menos elevadas, cuenta, como mínimo, con una certeza. Cada peso que se gana se lo gana proveyendo algún bien o servicio de utilidad para alguien más”. Pues bien, esos ‘ilustrados’ han intentado decirnos, en todos los tonos, que la vida de cada uno de nosotros pende de un tapabocas, lavarse las manos y guardar la distancia entre personas so pena de terminar en una clínica conectado a un respirador.

Lo que vimos los colombianos, el viernes pasado, fue el desdén de un pueblo que no lee, que no escucha y que no ve. Nuestros dirigentes gobiernan -cada día me convenzo más- para las redes sociales, expidiendo decretos que en el papel lo aguantan todo, pero nuestra ignorancia es tan atrevida que en el tan promocionado primer día sin IVA botamos por el excusado 90 días de esfuerzo por cuidarnos.

El comercio, lo siento mucho, presionó al Gobierno nacional y este, a su vez, le pasó el balón a los gobiernos locales para que, después de invertir tiempo, esfuerzo y dinero convenciéndonos para quedarnos en casa, levantaran todas las restricciones de movilidad en lo que fue un verdadero carnaval de compras en establecimientos públicos.

Creo, señor Ways, que si se trataba de hacer el bien, esta vez nos equivocamos y, ojalá no sea así, en dos semanas estemos viendo los resultados de una combinación de malas decisiones aupados por un sector que vio con desprecio lo que los llamados ‘intelectuales’ advirtieron.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad