lunes 10 de junio de 2019 - 12:00 AM

El compromiso con la verdad

La publicación de un informe en el diario The New York Times, el domingo 19 de mayo pasado, en el que denunció la resurrección de los tenebrosos ‘falsos positivos’ a manos del ejército colombiano, disfrazados en directivas ambiguas que presionaban a las unidades militares a incrementar el número de bajas y capturas, llevó a que La Silla Vacía revelara que esa misma investigación, había sido aparentemente ‘engavetada’ por la revista Semana, con las mismas pistas desde tres meses atrás.

Ese hecho motivó a que Daniel Coronell, el columnista más leído de la reputada revista, preguntara públicamente por qué la investigación nunca vio la luz en dicho medio. La columna de Coronell, ‘La explicación pendiente’, que a la postre se convirtió en su despedida de Semana, abrió la discusión sobre los laberintos que tienen que enfrentar los medios de comunicación, atravesados por múltiples intereses, y el contrapoder que en teoría deben ejercer.

Coronell pidió a Semana aclarar a sus lectores si la no publicación del informe fue por falta de diligencia, error de criterio o privilegio de una relación con el gobierno. La respuesta editorial de la revista reconoce no haber cumplido con un principio universal del periodismo, ser oportunos, asumir como error haber consultado a un funcionario saliente del gobierno Duque y propiciar que las fuentes perdieran confianza en el medio.

La principal lección de este episodio tiene que ver con un valor fundamental del periodismo: el compromiso con la verdad. Rescato dos afirmaciones de Javier Darío Restrepo, referente universal en ética periodística, quien en su libro ‘El zumbido y el moscardón’, manifiesta que “mientras el médico construye su ética alrededor de la vida y el abogado en torno de la justicia, el periodista lo hace sobre la base de obtener la verdad. Los demás valores están subordinados a ella”, y remata: “el lector es el comienzo y el fin del proceso, y a él están subordinados factores como la publicidad, el dinero e incluso las mismas noticias. Todo está en función del lector”. El ‘cuarto poder’ no puede cohonestar con los otros tres, esa ha sido su mayor desgracia.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad