lunes 24 de junio de 2019 - 12:00 AM

¡No nos crean tan pingos!

37 días de encargo pueden parecer, a los ojos de cualquier distraído, un suspiro, pero en las manos equivocadas, todo un festín.

Los ciudadanos de bien, que pagamos impuestos, creemos todavía en la democracia y salimos todos los días a trabajar por esta ciudad, exigimos que la administración de Bucaramanga se respete. La más fiel representación de lo que es un circo está caracterizada hoy por un ardid de huérfanos del poder que, sin rubor, se quieren tomar a la fuerza, usando jurisperitos que entran y salen, instauran tutelas y acuden a argucias jurídicas, la Alcaldía de la capital santandereana.

No hay derecho a semejante vergüenza. ¿Quiénes son los interesados en mantener a Rodolfo Hernández por fuera de la administración local? El señor Gobernador nos sigue debiendo la respuesta. La insulsa declaración de su Secretario del Interior, argumentando que la designación del exdirector de la seccional del DAS en Santander, antiguo funcionario del Ministerio de Salud y militante del controvertido partido Opción Ciudadana (otrora PIN y Convergencia Ciudadana), Germán Torres Prieto, fue por su formación académica y trayectoria profesional.

¡No nos crean tan pingos! El jefe de Gobernanza, en su propia cara, le hizo saber al alcalde designado que en apenas nueve días de encargo -seguramente a su espalda- el equipo de asesores que trajo consigo tomó acciones, plenamente contrarias al discurso de continuidad sostenido ante los medios de comunicación, como modificar los delegados al Consejo Superior de Política Fiscal, presentar hojas de vida recogidas por las dos personas que armaron la terna presentada al Gobernador y discutir proyectos de gobierno con particulares sin ser funcionarios de la administración.

La sociedad civil, representada por 230 firmas de ciudadanos comprometidos con la ciudad, convocados por -estos sí- dirigentes gremiales, exhortó al señor Procurador General de la Nación a ofrecer las garantías constitucionales para que se haga valer el mandato democrático, y bajo ninguna circunstancia, se retroceda “en el camino ya recorrido hacia la consolidación de una administración municipal decente”. En las instalaciones del Centro Administrativo Municipal reposan 300 hojas de vida que dejaron los ‘guardianes’ de Torres como prueba de que 37 días de encargo pueden parecer, a los ojos de cualquier distraído, un suspiro, pero en las manos equivocadas, todo un festín.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad