lunes 04 de marzo de 2019 - 12:00 AM

Sentido común

Los seres humanos tenemos un sentido que, en determinadas ocasiones, se nos extravía. A quienes fueron mis alumnos siempre les repetí sobre la necesidad de cultivar ese sentido, más que acuñar conocimientos, puesto que la vida nos enfrenta a situaciones que no necesitan haber pasado por un doctorado para tomar la mejor decisión.

Pongamos un ejemplo. Si yo cruzo a pie una vía por debajo de un puente peatonal, cuando la norma específica que al hacerlo estaría incurriendo en una falta, además de que estoy poniendo en riesgo mi integridad física, significa que no utilicé el sentido común, lo que hice fue tomar una decisión sumamente peligrosa, pasando por encima de la regla, haciendo de lado las advertencias y exponiendo, si no a terminar atropellado, por lo menos a ser multado.

En la mayoría de países latinoamericanos, así suene a justificación, se nos olvida que las normas se escriben no propiamente para que se queden en los códigos, sino para que se pongan en práctica.

Es apelar, simplemente, al ejercicio de establecer una serie de reglas que nos permitan vivir en comunidad, sin terminar matándonos unos a otros por cuenta de ese monstruo salvaje que, así no lo queramos, llevamos por dentro.

No voy a discutir sobre el caso de la famosa empanada, que por cuenta del poco sentido común de los agentes de Policía, que multaron a un esporádico consumidor por comer en la calle, subió su estatus.

A mi me cuesta trabajo entender por qué le avisan a uno en carretera que, en el siguiente kilómetro, hay un radar de velocidad, por lo tanto, hay que sacar el pie del acelerador antes para no terminar con una multa por pagar.

El sentido común me indica que hay un límite establecido que debo respetar. Pero, curiosamente, el más común de los sentidos poco se usa.

¿No llama la atención qué aquí cruzamos las vías por cualquier lado y cuando tenemos la posibilidad de “saltar el charco” nos volvemos visitantes ejemplares? Con ese cuentico de que Cundinamarca no es Dinamarca nos vivimos justificando para hacer lo que nos viene en gana.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad