Publicidad

Luis Fernando Rueda
Lunes 22 de enero de 2024 - 12:00 PM

Sí es el cambio climático

Compartir
Imprimir
Comentarios

El cambio climático se pudo ‘oler’ este fin de semana en todos los municipios del área metropolitana. Si alguien aun tiene dudas sobre las consecuencias devastadoras de este fenómeno puede separar un par de horas para ver, en redes sociales, los numerosos videos publicados, cada minuto, dando cuenta de los estragos causados por los múltiples incendios forestales que acabaron, según datos preliminares suministrados por las autoridades, con más de 300 hectáreas de tierra en diferentes puntos de la geografía santandereana, con graves repercusiones para la flora y fauna de estos lugares. No es una fábula, ni invento, ni un ‘cuento’ armado por tres ‘loquitos’ ambientalistas.

Van 22 días del primer mes del año y ni una gota de lluvia ha caído en basto territorio del departamento, como consecuencia del fenómeno del Niño, lo que aumenta las posibilidades de que este tipo de eventos se sigan presentando. El incendio en la mesa de Ruitoque, que puso en jaque a cerca de 1.500 familias que habitan en el exclusivo condominio, nos recordó imágenes similares que hemos visto en California (Estados Unidos) o en Australia, con esa distancia que nos hace pensar que estas emergencias nunca, por estos lados, van a ocurrir.

Pues bien, la pesadilla que vivieron vecinos de estos lugares, por más de 24 horas, nos puso de presente que los cambios extremos de temperatura serán, cada vez, más duros y que, no importa la condición, nos afectarán a todos por igual. Todo está interconectado, mientras aquí en el trópico padecemos un calor exasperante en el hemisferio norte las temperaturas son más bajas, “el aleteo de una mariposa en Brasil puede provocar un tornado en Texas”.

De la emergencia vivida el fin de semana hay que reconocer la armonía entre autoridades del área metropolitana, que reaccionaron unidas, el esfuerzo solidario de las comunidades afectadas, el intenso trabajo de organismos de socorro, así como el apoyo helicoportado para mitigar el fuego. Negar la evidencia es tan necio como haber responsabilizado a consumidores de ‘estupefacientes’ como causantes de encender la chispa que ocasionó el fuego. Sin pruebas, querido alcalde de Bucaramanga, es sobreactuación.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad