lunes 13 de diciembre de 2021 - 12:00 AM

‘Tongo’ le dio a borondongo

Habría que hacer un esfuerzo monumental para enseñar a los más jóvenes, distraídos en sus pantallas, eso que de a poco se ha ido extraviando y que, de cuando en cuando, alguien por allá se encarga de mencionar como si fuera una disciplina exótica: la ética.

Amaño, tongo, pasteleo, engaño, fraude, marrulla o biscotto, en italiano, fue lo que el mundo pudo ver en los trece segundos que dura la acción del futbolista del Unión Magdalena, minuto 90+6 del partido contra Llaneros Fútbol Club, para hacer el gol y devolver a su equipo a la ‘clase A’ del balompié colombiano. Son apenas unos segundos, pero en ellos se reflejaron, cual espejo, el ‘encanto’ que nos produce mirar para el otro lado, hacernos los que con nosotros no es la cosa, paralizarnos y, como la inmensa -ya ni sé si mayoría o minoría-, hacer lo que fuere para pasar por encima de las normas o las leyes. El fin justifica los medios.

El país interpretado en una cancha de fútbol. En una conversación con un parroquiano cualquiera su conclusión fue la siguiente: “eso se arregla en 50 años, antes no caballero”, me dijo. Tendrían que pasar, por lo menos, dos generaciones para que esa sentencia pudiera ser posible. Habría que hacer un esfuerzo monumental para enseñar a los más jóvenes, distraídos en sus pantallas, eso que de a poco se ha ido extraviando y que, de cuando en cuando, alguien por allá se encarga de mencionar como si fuera una disciplina exótica: la ética.

“Hecha la ley, hecha la trampa”, repetimos como loros, con una especie de orgullo velado, cuando intentamos explicar tanto desvarío. Una presidenta de una cámara legislativa -nada menos- que hizo plagio en su tesis de maestría, un científico que lleva tres décadas prometiendo una vacuna que nunca fue, un laboratorio que ofrece un medicamento natural para aliviar el dolor pero que usa en sus componentes diclofenaco, un inventor del marcapasos que no lo es, una exministra de la ciencia ¡de la ciencia, por Dios! que atribuyó propiedades curativas contra el cáncer a un brebaje preparado a base de un hongo.

Y así se nos pasa la vida, como bien se escucha en la popular canción de Celia Cruz: “Songo le dio a Borondongo, Borondongo le dio a Bernabé, Bernabé le pegó a Muchilanga, le echó a Burundanga, les hinchan los pies”... ¡uepa, jé!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad