lunes 09 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

Un poco más leídos

Cuánto nos hace falta en este país aprender a leer para que dejen de aparecer soberbios ignorantes en el lugar donde se hacen las leyes de la República
Escuchar este artículo

El último informe Pisa (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes) que analiza las pruebas presentadas en 2018 por chicos de 15 años en tres áreas, lectura, matemáticas y ciencias, arrojó resultados poco alentadores para el sistema educativo en general, pues solo siete de 79 países que participaron en la medición demostraron avances significativos.

Caer en el frenesí de los rankings, que dicho sea de paso hay que pagar para estar en la mayoría de ellos, hace correr el riesgo de perder el norte en un asunto de suprema importancia cuando el mundo de hoy es cada día más competitivo, exigente e interconectado. Para Ignacio Mantilla, matemático y exrector de la Universidad Nacional, “sería un error dejarnos arrastrar por la moda de los rankings y dedicarnos principalmente a entrenar a nuestros jóvenes para que presenten buenas pruebas”.

Uno de los datos reveladores del informe, que se aplica cada tres años, es que solo uno de cada diez muchachos es capaz de dominar tareas de lectura compleja y distinguir una opinión de un hecho. Colombia, que desde 2006 participa en estas pruebas internacionales, no es la excepción.

Las causas, según los expertos, pueden ser muchas. Desde las prácticas de enseñanza, el papel que juega la familia, la inversión que hace el sistema por estudiante hasta la misma comprensión del informe, entre otras. No hay una sola culpa pero sí generaciones enteras de jóvenes que, incluso, han pasado por una universidad y hoy son profesionales a los cuales se les dificulta hasta hacer una simple carta, separan impunemente el sujeto del verbo con una ‘coma criminal’ y no saben para qué sirven los signos de puntación, por mencionar debilidades apenas simples.

Entre las graves están, eso sí, discursos como el del senador Carlos Felipe Mejía, que en el recinto del Congreso le gritó al senador Gustavo Petro “usted sobra”. El excandidato de la Colombia Humana le pidió al ‘honorable’ congresista ser “un poco más leído”. Cuánto nos hace falta en este país aprender a leer para que dejen de aparecer soberbios ignorantes en el lugar donde se hacen las leyes de la República.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad