jueves 08 de abril de 2010 - 10:00 AM

De la estupidez a la coherencia

Al recordarle los medios de comunicación al candidato Juan Manuel Santos de sus propuestas sobre zonas de distensión y diálogos con las Farc, sale de inmediato a decir que sólo los estúpidos no cambian, cuando las circunstancias cambian; tomando esa afirmación a la ligera, podría tener razón. A Rafael Uribe Uribe se le atribuye haber dicho que los únicos que no se devuelven, que los únicos que no rectifican, son los ríos y los imbéciles. Pero Uribe Uribe también decía: 'Hemos creído muy inteligente, muy estético, muy caballeresco matarnos por embutidos que el pueblo, a quien hemos arrastrado a los campos de muerte, no supo con qué salsa se comían.'

Es cierto que las circunstancias pueden hacer cambiar las acciones e incluso el contexto ideológico, el punto está en cuáles son los intereses que motivan ese cambio para no arrastrar al pueblo a los campos de muerte, en palabras de Uribe Uribe. Y Santos está en mora de explicarle al pueblo la motivación real de sus bandazos. Veámoslo.

Fue Ministro de Comercio de César Gaviria y elegido por el Congreso como su Designado a la Presidencia, aún no se había instituido la Vicepresidencia; después fue Ministro de Hacienda de Andrés Pastrana; todo a nombre del Partido Liberal. En cuanto a su contenido ideológico, en la misma década (1999), escrito con Tony Blair, Primer Ministro del Reino Unido, decía en La Tercera Vía: 'La gran mayoría de las tesis de la Tercera Vía son pertinentes a Colombia, porque en todos los países es necesario desarrollar una redefinición de las relaciones entre el Estado y sus ciudadanos... Un Partido Liberal unido, con la Tercera Vía como su brújula, el Buen Gobierno como su consigna y el modelo económico de prosperidad social como su meta, podrá mirar hacia el próximo siglo con renovadas esperanzas de seguir siendo el partido del cambio y el partido del pueblo.'

Al regresar a su profesión de periodista, durante prácticamente todo el 1er. cuatrienio de Álvaro Uribe, son numerosos y frecuentes sus acerbos escritos de análisis objetivo del Gobierno, donde, entre muchos otros introduce en la política el término adanismo para decirle al Presidente que no es cierto que el mundo haya empezado en el 2002 con su Gobierno; al fin y al cabo debía abogar por los dos anteriores gobiernos en los cuales él había participado. Qué llevó al Presidente a ofrecerle el Ministerio de Defensa y qué llevó a Santos a aceptarlo... lo único claro es que, como ninguno de los dos es estúpido, palabra de Santos, los dos cambiaron.

Para ir situando la campaña en sitio acorde el pensamiento de Uribe Uribe de no darle al pueblo embutidos con salsa que no conoce, bueno fuera que el periodismo de investigación desempolvara artículos escritos por Santos entre el 2002 y el 2006. Esto mientras sabemos hasta dónde llegan las investigaciones por los falsos positivos y la denuncia formulada por la revista alemana Der Spiegel sobre sobornos en venta de equipo militar.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad