jueves 02 de mayo de 2019 - 12:00 AM

En el Día del Trabajo... a trabajar!

Empezando por hacer hasta donde sea lícito y se pueda por la tramitación, sí o no, de la reforma de la ley pensional, programada para la 2ª. Legislatura de 2019. Reforma que hasta donde se conoce de los debates en el Congreso y las opiniones en su exterior, parece un caos tal que la normatividad que tenemos ahora es tan superior a lo que se está proponiendo, que el Congreso está tan empantanado en ello, que en casi un año de “negociación” no ha podido darle trámite. Asofondos denuncia como un “orangután” pensional el “Plan de Duque”.

Lo que considero personalmente es que el sistema de pensiones, estando lejos de ser perfecto, como no lo será ni aquí, ni en ningún otro país, lo podemos considerar como satisfactorio, pudiendo un aportante estar afiliado en Colpensiones, fondo oficial, o en un fondo privado.

Ahora bien, lo que considero es que el caos en que estamos sumidos no es únicamente en la tramitación de la reforma pensional, analicemos el inconformismo ante el Congreso por el plan de desarrollo presentado por el Ejecutivo y también la expectativa nacional por el debate sobre las objeciones presentadas por el Gobierno ante el Legislativo por el funcionamiento de la Jurisdicción Especial para la Paz – JEP.

Como politólogo, analista de la política, considero que el problema está en las carencias y desvíos en la participación, positiva, lícita; empezando por la ausencia de partidos políticos; en Colombia los Partidos, los que analizaron y promovieron Locke, Montesquieu, Rousseau,... desaparecieron y los que actúan actualmente son movimientos interesados en sus propios beneficios y para nada en el bien comunitario.

Ahora bien, y sin caer en el viejo dicho, “mal de muchos consuelo de tontos”, el mal de Colombia no es exclusivamente nuestro; miremos hacia Venezuela, donde es la participación ciudadana, la pacífica, y ojalá no se desborde la violencia, la que busca salidas al siniestro que padecen con un “gobernante inmaduro” que ahora pareciera que están próximos a “expulsar”. Para no mirar ahora a tantas otras regiones del mundo, inclusive las naciones más desarrolladas y si no que lo diga Estados Unidos.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad