jueves 25 de noviembre de 2021 - 12:00 AM

En la vida siempre hay hechos buenos, regulares, malos

Escuchar este artículo

Titular a propósito de acontecimientos registrados en artículos recientes, empezando por el recuerdo de la toma, el holocausto del Palacio de Justicia. Dentro de los recuerdos, errores inadmisibles, en mi artículo anterior nombro a Alberto Lleras Camargo como Presidente de la República cuando la tragedia del “bogotazo”, el 9 de abril de 1948, equivocación imperdonable en mí, como historiador que soy; el Presidente entonces era Mariano Ospina Pérez, registrando que ni el uno ni el otro fueron responsables de tan horrorosa tragedia, horrorosa especialmente por los crímenes que vinieron a continuación.

Ahora bien, en el registro de horrores inadmisibles, con un sacerdote amigo comentamos la “predicación” que en ocasiones se escucha en algunas celebraciones eucarísticas diciendo que Jesucristo descendió a los infiernos y al tercer día resucitó dentro de los muertos, tragedias absolutamente inadmisibles, el “descenso” y la “resurrección”, por ser Dios, Jesús, Quien es.

Ante el terror que padecemos, acrecentado en el presente por los horrores de la pandemia producto del COVID 19, que corroe al mundo entero, acompañada del desconcierto de la naturaleza, con los intensos daños producidos por la intensa lluvia, bueno es que registremos lo positivo que también vivimos.

Por ejemplo, en Colombia, la culminación después de muchísimos años, de la mega obra del túnel de La Línea, que establece la doble calzada de la carretera, favoreciendo especialmente a los departamentos de Tolima y Quindío y con ellos al país entero.

Y también como hechos positivos, que por lo menos disminuyen el terror, está la disminución del cultivo de la coca y también los avances en el desmonte, sometimiento de grupos guerrilleros, bandoleros. Actuación que ha llevado a que la Secretaría de la ONU elogie la política de paz que está practicando Colombia.

Por lo que a mí respecta me queda el “compromiso” de seguir resaltando en mi actuación, en mis escritos, lo positivo y de orar a Dios para que Colombia, el mundo avance hacia lo mejor, de lo mejor. Que así sea, Oh Señor! Sagrado Corazón de Jesús en Vos confío!

luispinillapinilla@hotmail.com

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad