jueves 13 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Es indispensable que todos y cada uno busquemos superar lo negativo

Escuchar este artículo

Con la venia de mis lectores hago un enunciado, en forma tal vez un poco incoherente, de algunas de las tragedias, los in-sucesos negativos que estamos padeciendo, y que es indispensable, en alguna forma, superar. Teniendo muy claro que es una función de formación cultural a largo plazo.

Empiezo con lo que los medios de comunicación han titulado: “¿Legítima defensa o justicia por mano propia? Un médico defendiéndose en un puente y matando a tres”, sus agresores. Tragedia sucedida hace pocos días en Bogotá, que obviamente no entro a enjuiciar en ninguna forma, pero si en lamentar en que tragedias sin sentido cómo esta puedan acontecer.

En dimensión totalmente diferente está el asesinato en Cali sobre el que los medios han informado: “Un menor de 15 años participó en el asesinato del hincha del América,... indignación por falta de ayuda al hincha atacado y polémica porque no se suspendió el clásico.” Referido al partido de fútbol entre Deportivo Cali y América.

A lo anterior se agrega el cuasi permanente debate sobre la actuación violenta del ESMAD, de la policía, especialmente en los paros programados por maestros. Paros en los cuales ahora se anuncia la injerencia del Eln, estos sí indudables salvajes violentos, desde cuando los vi conformarse en el Magdalena Medio en la década de los setenta ¡hace medio siglo!

Llegando a la dimensión política electoral, en entrevista con Vicky Dávila, Roberto Gerlein expresa: “se compran votos, es una costumbre costeña pero que se extendió a Colombia.” Lo cual compagina con la expresión de algún texto de ciencia política: “El socialismo es la dictadura de la ignorancia, donde los pueblos se condenan a ser gobernados por los menos aptos y... los más idiotas.” Habida cuenta todas las inquietudes que suscita nuestro sistema electoral.

Pasando a un acontecer estrictamente humano, está lo acaecido en Popayán con el aborto practicado a un bebé con siete meses de gestación, simplemente atendiendo la solicitud de su madre gestante a una empresa formalmente constituida como Profamilia, dedicada a esos “menesteres”. Y que cada quien los califique si son o no criminales.

Para terminar, en lo correspondiente a un limitado artículo de prensa, viene el universal cambio climático que azota a Colombia y el mundo y que ahora buscamos atender en lo atinente a la contaminación del aire producida por los vehículos, que se trata de controlar con la prohibición por un día del uso de automóviles y motos.

En la situación por la que está pasando el mundo, solo nos queda tener conciencia de lo que a todos y cada uno nos corresponde actuar y orar para que Dios nos lleve de su mano y nos acoja.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad