jueves 08 de abril de 2021 - 12:00 AM

“Feliz Pascua de Resurrección”

Escuchar este artículo

Transcurrida la Semana Santa sin graves contratiempos a lo largo del mundo, no obstante el desastre de la pandemia universal, lo único tristemente transcurrido fue la ausencia de fieles en los templos, buscando evitar la transmisión del virus, del covid-19. Que tristeza ver la soledad en la Plaza San Pedro en Roma en celebraciones con el Papa Francisco. Felizmente nos llega ahora la Pascua de Resurrección con la cual culmina la celebración espiritual de mayor trascendencia a lo largo de la vida cristiana.

Lo anterior me lleva a recordar, cuando era niño, recuerdos que quiero compartir con mis lectores, la celebración de la Semana Santa en el Templo San Francisco, en Bucaramanga, con procesiones por el barrio incluidas. Y también las celebraciones en el templo y Colegio San Pedro Claver, también con procesiones incluidas. ¡Qué gran satisfacción para mi hoy día y desde siempre, ser bachiller claveriano!

Ya un tanto mayor de edad viene mi retorno a Barrancabermeja, con mi Sonia, donde la participación en la Semana Santa, en TODO, fue muchísimo mayor, con mucha más vinculación humanitaria, contando con el contacto personal directo con los sacerdotes, eminentes asesores espirituales: Eduardo Díaz, Gabriel Ojeda, tristemente ya fallecidos, junto con el obispo, hoy en día, Nel Beltrán. Y me permito recordar con complacencia la ingente labor espiritual, humanitaria que con la dirección directa de ellos realizamos.

Ahora bien, como tantas otras tragedias, catástrofes en el mundo, Jesús padeció primero la oración en el huerto, la flagelación, la coronación de espinas, cargó la cruz camino hacia el calvario, culminando con la crucifixión y muerte. Vino entonces lo que estamos conmemorando hoy, su resurrección.

Traigo toda esta alegoría espiritual como una invitación a que no decaigamos, hasta Jesús padeció desastres, catástrofes y al final resucitó. Tal vez no hay nadie en el mundo que no haya sufrido, padecido una tragedia, pero a todos nos corresponde no rendirnos, no darnos por vencidos.

En conmemoración cito el Evangelio de San Mateo, cap. 28: “Pasado el día de reposo, cuando ya amanecía el primer día de la semana, María Magdalena y la otra María fueron a ver el sepulcro. De pronto hubo un fuerte temblor de tierra, porque un ángel de Señor bajó del cielo y, acercándose al sepulcro, quitó la piedra que lo tapaba y se sentó sobre ella. El ángel brillaba como un relámpago y su ropa era blanca como la nieve. Al verlo, los soldados temblaron de miedo y quedaron como muertos. El ángel dijo a las mujeres: No tengan miedo. Yo se que están buscando a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, sino que ha resucitado como dijo.”

Señor Jesús Dios Nuestro danos paz, tranquilidad, prosperidad, sosiego, alumbra nuestros caminos, ilumina nuestros senderos.

luispinillapinilla@hotmail.com

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad