jueves 15 de agosto de 2019 - 12:00 AM

Importancia de la comunicación en la familia

Escuchar este artículo

“Si todas nuestras palabras son amables, el eco también lo será”, decía Gloria del Hierro en una conferencia en la Universidad Javeriana, dentro de un ciclo sobre la comunicación desde la ecología, la pareja y la familia. Nos llevó a reflexionar sobre las violencias que se dan pese al proceso de paz; si las palabras son violentas, las respuestas también lo serán.

Si la comunicación no se da, se desvirtúan el acto comunicativo y todos los cambios de quienes anhelamos y creemos en la paz y la comunicación de sentimientos que permitan establecer lazos de cercanía, es inútil porque no hay mensaje. Recordemos a Saint-Exupéry en El Principito: “Los hombres ya no se dan tiempo para conocer nada. Compran todo hecho en las tiendas. Pero como en las tiendas no venden amigos, los hombres ya no tienen amigos.” Y volvemos a pensar en la importancia de la amistad, de las relaciones humanas para crear otro espíritu de comunicación y de vida diferente al que hemos permitido.

.A la Madre Teresa de Calcuta, le preguntaban: ¿Qué puedes hacer para promover la paz mundial? Ella respondía: “Ve a casa y ama a tu familia.” Ya en lo personal, promover la familia, ha sido uno de nuestros propósitos, con Sonia; estamos convencidos de que así construimos país. Alguien decía: “La familia es lo que tienes, tengas éxito o no. La riqueza emerge y desaparece, pero la familia se hace más grande cada día”. Es una realidad y estamos de acuerdo en que: “El servicio más grande que puede ser rendido por cualquier persona a su país y a los seres humanos es hacer desarrollarse la familia.” Bernard Shaw.

Es en la familia donde aprendemos a comunicarnos, es donde el amor tiene su inicio y su realización. Aprendemos el valor de la caricia y el perdón, de la corrección realizada a tiempo; creamos nuestros sueños y nuestras esperanzas. Vemos la importancia de la comunicación: “Quien ha visto la esperanza, no la olvida. La busca bajo todos los cielos y entre todos los hombres.” Octavio Paz. Pese a la perdida inolvidable de mi padre por la violencia, el amor, la ternura, su sentido de vida, alumbraron mi vida y me permitieron trabajar en la construcción de una familia con todos los aciertos, desesperanzas y dificultades que significan hacerlo. Gracias a ello tenemos una familia llena de amor, humana, capaz de abrigar a otros sin miramientos y con alegría.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad