jueves 09 de septiembre de 2021 - 12:00 AM

La participación es individual, pero se hace colectivamente

Escuchar este artículo

Referido a mi artículo de la semana anterior sobre “La participación política y las democracias populares” uno de mis lectores, mi hermano Nilson, me dice:

“Infortunadamente la grave crisis que afecta a Colombia también descompuso a los partidos políticos, desarticulados por la volubilidad ideológica, la corrupción y el individualismo, sin que existan vías de conexión y agrupación, frustrando la anhelada comunidad de quienes necesitan acompañarse por caminos con mayor determinación.”

En referencia totalmente diferente, en la Biblia, libro Santiago-2, leemos: “Ustedes, hermanos míos, que cree, en nuestro glorioso Señor Jesucristo, no deben hacer diferencia entre una persona y otra.... “Ustedes deben hablar y los que no han tenido compasión de otros, sin compasión serán también juzgados, pero los que han tenido compasión saldrán victoriosos en la hora del juicio.”

Hermanos míos, ¿de qué le sirve a uno decir que tiene fe, si sus hechos no lo demuestran? ¿Podrá acaso salvarlo esa fe?”.

Y ya en el presente, sin desconocer para nada los hechos y realidades del pasado, aunque en lenguaje que debamos considerar como bíblico, el Papa Francisco dice: La pandemia dejó hipertensión social “. Que ya en el lenguaje popular y oímos que ante la pandemia que padece el mundo, en guerra hasta con la naturaleza, nada más edificante que empezar por construir paz desde nuestro interior.

Ahora bien, ante el cuestionamiento de participar o no participar, entramos en Colombia en una etapa especialmente conflictiva, en el amplio pero buen sentido de la palabra con la campaña electoral que estamos empezando hacia la elección de presidente de la republica de 2022-2026, primera vuelta el 29 de mayo, campaña en la cual figuran un sin número de candidatos, la mayoría de los cuales no tiene mérito para nada que implique ser “servidor” publico. Por mi parte, estudiare con detenimiento la actividad pública- política de dos o tres de los candidatos para decidirme si voto por ellos o mi voto sea en Blanco.

Empezando por descartar al candidato que se declara “enemigo de los adultos mayores” para quien, en sus palabras, “El riesgo de envejecimiento es la principal amenaza para la sostenibilidad”, a quien no menciono evitando hacerle” promoción” en su campaña.

Como estudioso que desde siempre he sido de la ciencia política, autor de 9 libros publicados sobre el tema, entre ellos la biografía de tres expresidentes, y profesor durante más de 20 años, columnista de vanguardia por el mismo tiempo, hago la venia, acorde con lo que estamos viviendo, para culminar este articulo con el mismo final del anterior. Participar es gobernar y la participación es individual, pero se hace colectivamente. Si una comunidad no está en condiciones de buscar solución a sus problemas muy difícilmente encontrara esa solución, solo la organización comunitaria logra resolver el conflicto, porque es a través de la organización como se consigue la participación del ciudadano.

luispinillapinilla@hotmail.com

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad