jueves 30 de diciembre de 2021 - 12:00 AM

Las vueltas de la vida

Ante los interrogantes que surgen con el fin y principios de año me llegó de Cali, de uno de mis frecuentes lectores, un escrito que me “atrevo” a reproducir como mi artículo final de 2021 y que cada quien medite lo que a bien tenga.

El hijo que muchas veces no limpia su cuarto y se pasa el tiempo viendo televisión, significa que ¡Esta en casa!

El desorden que tengo que limpiar después de una fiesta, significa que... ¡Estuvimos rodeados de familiares o amigos!

La ropa que está apretando, significa que... ¡Tengo más que suficiente para comer!

El trabajo que tengo al limpiar la casa significa que... ¡Tengo una casa!

Las quejas que escucho acerca del Gobierno, significan que... ¡Tengo libertad de expresión!

No encuentro estacionamiento, significa que... ¡Tengo coche!

Los ruidos que escucho de la ciudad significan que... ¡Puedo oír!

El cansancio al final del día significa que... ¡Puedo trabajar!

El despertador que me despierta todas las mañanas, significa que... ¡Estoy vivo!

Finalmente los mensajes que recibo significan que... ¡Tengo amigos pensando en mi!

Cuando pienses que en la vida te va mal... Lee otra vez este mensaje.

“Mensaje” que concluyo con palabras de Gonzalo Canal Ramírez en su obra “Envejecer no es deteriorarse”: “¿La vida es un problema? Sí: Pero es el único tiempo que tenemos para resolver ese problema.”

Para todos mis lectores, para el mundo todo: Que el año 2022 nos sea próspero y feliz. Quiera Dios que así sea.

luispinillapinilla@hotmail.com

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad