jueves 22 de abril de 2010 - 10:00 AM

Lo mejor de lo posible

Son palabras de Aristóteles referidas a los sistemas políticos, que siglos después Bolívar, en su Carta de Jamaica, traduce como: no la mejor, sino la que sea más asequible, acorde con la configuración política de América. Esta invitación es aplicable a la situación política post y preelectoral que estamos viviendo.

Desde mi apreciación, sigo considerando que la mejor opción para Colombia hoy es la de Rafael Pardo, pero, de acuerdo a las encuestas, hasta donde éstas pueden ser indicativas, pese a sus evidentes limitaciones, todo hace creer que ni siquiera su partido, tercero en votación en las elecciones de Congreso, lo respalda. En su momento aplaudí que el Partido Liberal dejara de agitar el trapo rojo y acudiera a todos los colores e invité a Pardo a mostrar la berraquera que le hace falta; pero se ha vuelto a agitar el trapo y la camisa roja, desconociendo que ese color sigue atrayendo a los toros mas no al electorado y en tanto la berraquera del candidato sigue ausente. También hablé de Vargas Lleras pero se la ha ganado en arrogancia al abuelo, muchísimo antes de llegar hasta donde él llegó. Es de lamentar que Petro, quien está mostrando formación, conocimiento y capacidad siga cargando con el lastre de la violencia del M-19, que buena parte de la población no pareciera estar dispuesta a perdonar y ello no obstante que, en forma ajustada a la ley, se les hubiera concedido la amnistía.

En la polémica-pelea entre Santos y Noemí, hay golpes bajos más no perdidos, al fin y al cabo los dos se conocen muy bien, como copartícipes que fueron de tres gobiernos: Gaviria, Andrés Pastrana, Uribe. A propósito de lo anterior, se dice en círculos académicos y también populares que la posición de Noemí al simultáneamente hacerle guiños a Mockus, 'Mockus y yo nos parecemos bastante', dijo en el debate, mostraría que ella ha observado que Santos va bajando mientras Mockus va subiendo y que ya estaría pensando en la próxima embajada ¿qué tal la de Lituania? Personalmente hago votos porque, en caso dado, Mockus sea consecuente con su postura ética.

En concreto sobre Santos, sigo pensando que su descenso en las encuestas algo tiene que ver con que la opinión le está pasando la cuenta por la responsabilidad política que, como Ministro de Defensa, le cabe por los falsos positivos, las chuzadas,...

Con Mockus, unirse con Peñalosa y Garzón, personas totalmente diversas entre sí, y haber realizado una campaña, la consulta del candidato presidencial de los Verdes, trabajando cada uno sus propios intereses legítimos, sin causarse heridas, en tal forma que ahora convergen armónicamente por un interés común, al que se le suma Fajardo, termina con el caudillismo entronizado y muestra la posibilidad de grupo, proceso que me hace pensar en la posibilidad de organización de un nuevo partido político que bastante falta le hace a Colombia. Que sea lo mejor de lo posible.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad