jueves 23 de abril de 2020 - 12:00 AM

“Mirar el mundo con los ojos de la fe”

Escuchar este artículo

Son palabras del Papa Francisco atinentes a la situación de confusión y caos que estamos viviendo en el mundo y en la cual el Papa nos invita a que: “Nunca olvides que en la oscuridad Dios es tu luz, en la tormenta es tu paz, en la tristeza es tu fortaleza y en la soledad es tu compañía.” Invocación que complemento con palabras de la Epístola de Juan, cap. 4, vers. 8: “El que no ama, no ha conocido a Dios, porque Dios es amor.”

Atinente a lo anterior y no para establecer comparaciones, Willy Brandt, Alcalde de Berlín, Canciller de Alemania, Premio Nobel de Paz en 1971, dice en 1980: “... la situación internacional ha ido de mal en peor. No es exagerado afirmar que muy pocas veces ha estado tan amenazado el futuro del mundo.” Y por su parte el Presidente, Iván Duque, acaba de decir que esta es: “La situación más agobiante que ha tenido el planeta desde la 2ª. Guerra Mundial”. Entonces solo nos queda por decir: “que no cunda el pánico, el que no espera vencer ya está vencido”.

Buscando “una salida”, el Gobierno ha prolongado la cuarentena obligatoria, el aislamiento preventivo, que “vencía” el 27 de abril y ahora irá hasta el 11 de mayo, invitando a encontrar “salida” al distanciamiento social. En “soluciones definitivas”, bienvenido el proceso de establecer la educación virtual que ojalá prospere y sea definitiva complementariamente, por cuanto ello constituye avance tecnológico.

Ahora bien, el país reabrirá sus puertas a tres sectores, con los que se busca empezar a reactivar la economía: el agro, el obrero, el manufacturero. “Impulso” a las farmacias, lo textil, los almacenes de cadena, las tiendas de barrio, los restaurantes y cafeterías,... En cuanto al ordenamiento del transporte, me atrevo a decir que, al menos para mí, no ha sido claro ni el cómo, ni el cuándo, ni siquiera el “para dónde vamos”. Como tampoco me ha sido suficientemente claro lo correspondiente al sector bancario, fundamental para cualquier desarrollo.

Solo nos queda por analizar que si en el Siglo XX el mundo pudo superar los horrores de dos guerras mundiales y Colombia la horrorosa violencia partidista, hoy nos queda por hacer una vivencia con la invocación que nos está presentando el Papa Francisco. Y que mis lectores, así quienes no la compartan, me permitan concluir con una imploración: “Sagrado Corazón de Jesús en Vos confío”.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad